La Ruina que resiste el paso del tiempo en plena forma

Miembros de la peña La Ruina, en una edición de las fiestas de Valverde del Majano. /El Norte
Miembros de la peña La Ruina, en una edición de las fiestas de Valverde del Majano. / El Norte
Fiestas de Valverde del Majano

La peña, creada en 1992 por un grupo de amigos, celebra su cuarto de siglo «con una gymkana», afirma el presidente, Alberto Lázaro

EVA ESTEBANValverde del Majano

Las peñas de Valverde del Majano demuestran año tras año que son una parte básica y fundamental en las fiestas de la localidad. Ejemplo de ello es La Ruina, una peña compuesta por «catorce adultos y cinco niños» que este año celebra su 25 aniversario, explica Alberto Lázaro, presidente desde el año 2012, momento en el que decidieron organizarse mediante la constitución de una asociación:«Decidimos hacerlo así para estar más estructurados», señala.

Fue en 1992 cuando un grupo «originalmente de 23 chicos entre 12 y 18 años» decidieron crear una peña. «Salíamos juntos en el pueblo cuando íbamos en verano», señala Lázaro. Años más tarde, en 1997, «varias chicas se cambiaron de peña y se juntaron con nosotros», continúa. Con el paso del tiempo «se ha ido marchando gente por motivos personales y familiares» hasta llegar a la actualidad, con una agrupación constituida por «adultos de entre 34 y 40 años y niños de entre 2 y 7», afirma Alberto Lázaro.

Todos ellos tienen en común el arraigo y cariño hacia el pueblo. Aunque «la mayoría vive fuera». Es el caso de Alberto Lázaro, que reside en Leganés (Madrid) con su familia. «Nos une a Valverde los veranos en casa de los abuelos», afirma. A pesar de la distancia, todos los meses «tenemos reservada una fecha para quedar y reencontrarnos», señala. «En verano, establecemos alguna fecha más a mayores y también organizamos algún fin de semana de escapada rural».

La Ruina es una de las muchas peñas del barrio formadas por grupos de amigos con sus parejas e hijos. Con motivo de cumplir un cuarto de siglo, además de «hacerse una camiseta conmemorativa», afirma Lázaro, el domingo celebrarán una gymkana para peñas. «Hemos hablado con el alcalde y diferentes vecinos y nos han dicho que tienen intenciones de participar, tiene muy buena pinta y creemos que gustará», añade el presidente del colectivo.

Tan solo «un banco de la calle» les bastaba para pasarlo bien: «Antes no teníamos un local donde poder estar durante las fiestas y recurríamos a los bancos que había en la calle», recuerda con cierta nostalgia. Sin embargo, «desde hace cuatro años» contamos con un espacio cerrado donde poder «comer, beber y pasar el día» durante los días de festejos. El local es propiedad de uno de los miembros y, por ello, no tienen que pagar alquiler, pero sí los gastos que derivan de su mantenimiento: «Cada miembro aporta una cuota anual para pagar gastos de luz, agua o gas, y a mayores pagamos otra cantidad para las fiestas», explica. Uno de los momentos más esperados por los miembros de La Ruina es el desfile de peñas. Además, «este año darán un piscolabis» a todos los presentes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos