Los Reyes Magos irán a pie o en andas si el pavimento está resbaladizo

Los Reyes Magos, en la Cabalgata del año pasado. /Tanarro
Los Reyes Magos, en la Cabalgata del año pasado. / Tanarro

La presencia del gigante luminoso Dundu, de cinco metros de altura, se reducirá si el tiempo así lo aconseja

QUIQUE YUSTE Segovia

A las siete de la tarde los Reyes Magos de Oriente acudirán a su cita con los niños segovianos. No importa que las previsiones aseguren lluvia durante toda la tarde y que incluso sea probable que la nieve haga acto de presencia en la noche más mágica del año. Melchor, Gaspar y Baltasar ya están preparados para iniciar su recorrido por el centro de Segovia y las inclemencias meteorológicas no serán impedimento para que completen su trayecto desde el Alcázar hasta los pies del Acueducto.

Otra cosa es que la lluvia o la nieve puedan aguar en parte la fiesta de una noche que habitualmente congrega a más de 15.000 segovianos en las calles. La previsión de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) no es precisamente halagüeña y puede hacer que muchos se lo piensen dos veces antes de salir a la calle. Según las previsiones, desde la una de la tarde la lluvia será constante en Segovia, con especial intensidad entre las tres y las cinco. A las siete, la hora prevista para que el cortejo inicie su recorrido desde el Alcázar, la probabilidad de lluvia es del 100% y la de nevadas, del 60%, con temperaturas que se acercarán a los cero grados en el momento en el que los magos de Oriente lleguen a la plaza del Azoguejo, poco antes de la nueve de la noche.

A pesar de las condiciones adversas, la alcaldesa de Segovia, Clara Luquero, reiteró ayer que la presencia de Melchor, Gaspar y Baltasar por las calles de la ciudad no corre peligro. Tampoco se ha planteado en ningún momento adelantar su llegada, como ha ocurrido en decenas de municipios andaluces, que recibieron la visita de los Reyes Magos en la jornada de ayer para tratar de evitar la lluvia. Con el mismo objetivo, otras muchas localidades del sur de España celebrarán sus cabalgatas con varias horas de antelación. En Segovia se mantiene las siete de la tarde como la hora fijada para el inicio de un desfile, que contará con la participación de cerca de 400 voluntarios.

Impermeables

La probable presencia de la lluvia y la nieve ha obligado al Ayuntamiento de Segovia a preparar diversas medidas con las que paliar sus efectos. Se repartirán cientos de impermeables entre los miembros de la comitiva que acompañarán a los Reyes Magos, aunque la alcaldesa reconoció que es previsible que alguno de los voluntarios decida no participar en la Cabalgata. Luquero también apostó por la presencia de los diferentes grupos musicales (Os Batucanes, la Orquestina del Valle, La Troupé de la Merced o la Banda de la Unión Musical Segoviana) durante el recorrido para combatir con música el mal tiempo, así como por la participación de Dundu, la figura luminosa de cinco metros de altura, que sí podría ver reducida su presencia por culpa de las adversas condiciones meteorológicas. «Quizás sería una aparición puntual. A lo mejor no puede hacer todo el recorrido», reconoció Luquero.

El espectáculo inicial en el Alcázar previo a la partida de los Reyes Magos se mantiene sin novedades para el disfrute de los cientos de personas que decidan esperar en los jardines de la Reina Victoria Eugenia, donde tendrán lugar los habituales juegos visuales y efectos pirotécnicos, con una duración aproximada de diez minutos. El recorrido –con la variación ya anunciada de pasar en la Plaza Mayor junto al belén situado junto al Ayuntamiento– tampoco sufrirá cambios como consecuencia del mal tiempo, aunque el ritmo de la comitiva será variable en función de la intensidad de las precipitaciones.

Más dudas genera el modo en el que los Reyes Magos completarán el recorrido entre el Alcázar y la plaza del Azoguejo. Si las condiciones meteorológicas fueran favorables, el plan previsto consistía en completar la primera parte en andas y después, una vez en la Plaza Mayor, subir a las carrozas. Pero ante un pavimento mojado por la lluvia o incluso nevado, la organización apuesta por no correr riesgos, de forma que los Magos de Oriente recorran los 1.600 metros que separan la antigua residencia de reyes del monumento romano en andas o incluso andando para evitar posibles accidentes. No obstante, será una decisión que se tomará instantes antes del inicio de la Cabalgata.

Una vez Melchor, Gaspar y Baltasar estén en la plaza del Azoguejo, los inconvenientes ocasionados por el mal tiempo serán menores. El escenario preparado junto al Acueducto, en el que los niños podrán charlar con Melchor, Gaspar y Baltasar, está cubierto y permitirá resguardarse de la lluvia. Además, y para hacer menos incómoda la espera, el Ayuntamiento también tiene previsto instalar varias carpas en la plaza del Azoguejo con el objetivo de que los miles de niños dispuestos a disfrutar de la noche más mágica del año se mojen lo menos posible.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos