Reyertas entre okupas reavivan el conflicto en Fuente La Bola

Vista parcial de algunas viviendas de la urbanización Fuente la Bola. /M. R.
Vista parcial de algunas viviendas de la urbanización Fuente la Bola. / M. R.

El grupo socialista pide una reunión urgente de la Junta de Seguridad Ciudadana

MÓNICA RICOCuéllar

El grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Cuéllar solicita al alcalde la convocatoria «con la máxima urgencia» de una Junta de Seguridad Ciudadana, para analizar la situación que se continúa viviendo en la urbanización Fuente La Bola, donde, según denunciaron los vecinos hace meses, varias familias okupas muestran conductas incívicas, a lo que hay que sumar diversos altercados producidos durante las fiestas navideñas.

Así, desde el PSOE lamentan la grave situación de inseguridad que se está produciendo en el barrio y apuntan que a la ocupación de las casas se añade que «en la pasada Nochevieja y año nuevo, al parecer, ha habido graves reyertas que han desatado el miedo entre los vecinos». Según han podido saber, los altercados se produjeron entre los propios vecinos okupas, quienes en su momento requirieron la intervención de las fuerzas del orden.

Los socialistas de Cuéllar consideran que esta situación se ha vuelto «inasumible» y apuntan que tiene visos de ir cada vez a más, en lugar de reconducirse. Aseguran que «ya nos quedamos perplejos con el casi atropello a un agente de la Policía Local y miembros de la comunidad educativa a la salida del colegio de La Villa, y ahora nuestros vecinos tienen que vivir con el nerviosismo de continuas y graves reyertas».

Por eso el grupo municipal del PSOE ha decidido pedir al alcalde la convocatoria urgente de la Junta de Seguridad Ciudadana, en la cual están representados los distintos cuerpos y fuerzas de seguridad, así como la subdelegada del Gobierno en Segovia y representantes de los grupos políticos locales. Los socialistas apuntan la existencia de motivos fundados para tratar estos acontecimientos, que tachan de «lamentables», en una reunión del órgano de seguridad, ya que «la preocupación vecinal es más que notable».

Ya el pasado mes de septiembre, los vecinos de las viviendas de la urbanización denunciaban las dificultades en la convivencia con los ocupas. Señalaban sentirse desamparados y con miedo y apuntaban que, además de circular a toda velocidad por las calles de la zona, día tras día se producían situaciones como cortar viales con los coches, tirar basura en las vías, utilizar la calle como un taller y la consiguiente suciedad en las mismas, destrozos en el mobiliario urbano, ruidos hasta altas horas de la noche, amenazas y una gran suciedad. En ese momento ya apuntaban que la situación de seguridad se estaba extendiendo al resto de la villa, con actos de conducción temeraria y amenazas a varios vecinos.

Contratos

Desde el PSOE, además de solicitar la convocatoria de la Junta de Seguridad, consideran que es preciso dar detalles de la contratación que se ha realizado «desde la Alcaldía» a dos personas que viven en las viviendas ocupadas, y piden que se den detalles sobre la duración de estos contratos, si han realizado alguna prueba de selección o «si sólo es para que se porten bien, como en un Pleno sorprendentemente reconoció el alcalde».

Por último, desde el PSOE realizan un reconocimiento a la Policía Local y a la Guardia Civil «por el intenso trabajo que están realizando», y al mismo tiempo exigen al Ayuntamiento que corte los suministros públicos de agua y electricidad «de los que se están beneficiando en las viviendas ocupadas», lo que ya se ha realizado en anteriores ocasiones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos