El retablo de la iglesia de Miguel Ibáñez recupera su esplendor

Aspecto del retablo tras la restauración. /M. M.
Aspecto del retablo tras la restauración. / M. M.

Es un retablo churrigueresco del siglo XVII

MOISÉS MIGUELÁÑEZ Miguel Ibáñez

La localidad de Miguel Ibáñez vivió una emotiva jornada el domingo con motivo de la inauguración y bendición del recién restaurado retablo mayor de su iglesia. La eucaristía fue presidida por el obispo de Segovia, César Franco, y concelebrada por Miguel Ángel Barbado, vicario de Patrimonio, Edwing Anaya párroco de la localidad e impulsor de la restauración y Rafael Arcos, secretario del Obispado. El prelado destacó que es la «fe del pueblo» la que impulsa a mantener el patrimonio.

El retablo churrigueresco, de finales del XVII y obra de Juan de Ferreras, luce espléndido tras la minuciosa restauración llevada a cabo en los últimos meses por la empresa Proyecto Arte. Alberga seis de las nueve tablas renacentistas, del siglo XVI, que componían el primitivo. Las tres restantes se hallan enmarcadas y repartidas por otros lugares del templo. La restauración ha permitido recupera el policromado y ahora se pueden contemplar en plenitud las tablas, así como las tallas barrocas adosadas (siglo XVIII), una Virgen del Carmen y una magnífica talla de San José.Además, se han restaurado dos pequeñas tallas de San Lorenzo y San Andrés, que debido a su lamentable estado se encontraban arrinconadas , y que han sido ubicadas en el lugar que primitivamente tenían en el retablo.

El coste de estos trabajos ha rondado los 23.000 euros, que han sido costeados por la Junta de Castilla y León, el Obispado de Segovia, el Ayuntamiento y la Hermandad de Labradores, además de las importantes aportaciones realizadas por los fieles. A ello hay que añadir la restauración de las andas de la Virgen de Prados, sufragadas por un vecino.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos