La remodelación de la calle de San Juan, principal inversión municipal para 2018

San Juan. Uno de los varios hundimientos presentes en la calle de San Juan. /Antonio Tanarro
San Juan. Uno de los varios hundimientos presentes en la calle de San Juan. / Antonio Tanarro

El Ayuntamiento también pretende reanudar las obras del edificio CIDE del CAT

QUIQUE YUSTESegovia

Todavía no se ha cumplido una semana de la marcha de los obreros de la plaza de la Artillería para alejar los bolardos del Acueducto y el entorno del monumento romano ya contempla una nueva intervención en una de sus vías más cercanas. La calle de San Juan, uno de los principales accesos al casco histórico de la ciudad, será objeto de las obras durante los próximos meses con el objetivo de reparar el maltrecho pavimento de la calzada y de sustituir sus redes de saneamiento y abastecimiento.

Parece que está vez es la definitiva para una calle que durante los últimos años ha estado en boca del equipo de gobierno como una de las actuaciones necesarias e imprescindibles para la ciudad. En el verano de 2014, durante los primeros meses en la Alcaldía de Clara Luquero, se procedió a arreglar el pavimento de la calle mediante el sellado de las juntas del adoquinado en una actuación que al poco tiempo se demostró ineficaz. Desde entonces, la vía ha confirmado su deterioro ayudada por el tráfico constante y diario de miles de vehículos, entre los que se encuentran los autobuses del transporte urbano (circulan más de 300 veces al día por sus adoquines).

La necesidad de intervenir en San Juan ha sido reclamada varias veces por la oposición y reconocida por el equipo de gobierno, que anunció sus intentos de comenzar las obras en los dos últimos ejercicios. Los remanentes de tesorería de 2016 fueron considerados para llevar a cabo la intervención, pero finalmente dicho dinero fue utilizado para hacer frente a la liquidación del contrato con la empresa concesionaria del aparcamiento de José Zorrilla.

No fue en 2016 y tampoco en 2017, pero sí lo será en 2018. «Va sí o sí», declara la concejala de Obras, Servicios e Infraestructuras, Paloma Maroto. El proyecto de acondicionamiento de la calle de San Juan ya se encuentra en contratación, con el pliego de condiciones técnicas elaborado a la espera de poder salir a licitación «cuanto antes». Será una de las inversiones más fuertes que figuren en los presupuestos del próximo ejercicio (en los que se esperan unas inversiones reales por valor de 6 millones), donde el equipo de gobierno espera cerrar de una vez por todas capítulos como las expropiaciones del talud de Padre Claret o de la Casa de Guardas con el objetivo de «recuperar cerca del 100% de la capacidad inversora en 2019», según confirma el concejal de Hacienda, Alfonso Reguera.

En concreto, la inversión prevista para 2018 en San Juan es de 511.000 euros y comprende el tramo que comienza en la plaza de la Artillería y que concluye en la calle de San Agustín a la altura del Palacio de la Diputación Provincial. Si el presupuesto se aprueba en enero, entrará en vigor en marzo, momento en el que se procederá a la contratación de la empresa encargada de realizar las obras, cuyo inicio está previsto para los meses finales de la primavera. Con un plazo de ejecución aproximado de seis meses, las obras estarían concluidas a finales de 2018.

Otros proyectos

La intervención en la calle de San Juan es la principal y prioritaria del equipo de gobierno para el nuevo año, pero no la única. Otras zonas de la ciudad también están en la agenda de los responsables municipales, aunque en su caso no están tan concretadas. Uno que no faltará a su cita con las cuentas anuales del Ayuntamiento es el edifico CIDE del CAT. Aún hacen falta unos 3 millones de euros para su conclusión, de los que una parte importante serán invertidos en 2018. La idea es reanudar las obras el próximo ejercicio y finalizarlas en 2019, sobre todo teniendo en cuenta la alta demanda de empresas que según Alfonso Reguera están interesadas en instalarse en el inmueble.

Menos seguras son las intervenciones en la calle de Daoíz y en la avenida de la Constitución, donde los proyectos para realizar las correspondientes obras ya están elaborados a falta de la partida presupuestaria necesaria. En el caso de la segunda vía, que ya fue objeto de la reforma de la calzada durante 2016, el Ayuntamiento estudia dividir la segunda fase –la correspondiente a las aceras y alumbrado– en varias partes.

Por último, el equipo de gobierno también contempla, aunque más a largo plazo, la intervención en la parte superior de la avenida de Padre Claret, donde sería necesaria una obra «integral y costosa» desde la rotonda de Dionisio Duque hasta la curva de la avenida en su descenso hacia la plaza Oriental.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos