Recriminan al Ayuntamiento de Sepúlveda las «trabas» al memorial Víctor Barrio

El novillero Daniel Menés charla con el padre y amigos de Víctor Barrio, durante el memorial del pasado 23 de agosto. /El Norte
El novillero Daniel Menés charla con el padre y amigos de Víctor Barrio, durante el memorial del pasado 23 de agosto. / El Norte

La asociación cultural que lleva el nombre del torero critica que se permitieran solo 1.047 plazas cuando el pliego establecía entre 2.500 y 3.500

C. B. E. Segovia

La última asamblea celebrada por la Asociación Cultural Taurina Amigos de Víctor Barrio, en la que se aprobaron las cuentas del año pasado, ha dejado patente el malestar existente por la actuación llevada a cabo por el Ayuntamiento de Sepúlveda en la organización del primer memorial en honor al torero fallecido en la plaza de Teruel en julio de hace dos años, un homenaje que tuvo lugar el pasado mes de agosto no sin problemas y polémica, por lo que se deduce de un escrito registrado en el Consistorio por la citada agrupación.

El documento en el que la asociación plasma su desencuentro con el Ayuntamiento sepulvedano se registró en noviembre, dirigido al alcalde de la villa, Ramón López. En él, el colectivo de Amigos de Víctor Barrio lamenta «la nula colaboración» prestada por el Consistorio, al que incluso recrimina haber puesto «trabas» en la organización de dicho memorial. El enfado se completa con lo que la asociación denomina una «indignante» feria taurina.

En su escrito, los representantes de la asociación cultural aluden al pliego de condiciones presentado a principios del mes de junio, a dos meses y medio de la celebración del homenaje. Tras varios intercambios de correos electrónicos, esos requisitos establecían que el empresario que resultara adjudicatario tenía que aportar la plaza de toros, así como los servicios necesarios para este tipo de festejos, «con una capacidad de unas 2.500 a 3.500 localidades». Por su parte, la agrupación se comprometía a encalar chiqueros, dejar el ruedo en perfectas condiciones para el espectáculos del 23 de agosto y los festejos de los cuatro días siguientes. Asimismo, el colectivo asumiría el coste de los urinarios portátiles y se encargaba de engalanar el coso sepulvedano, amén de colaborar en la difusión del acto en memoria de Víctor Barrio.

«Maltratados»

Bajo estas premisas, la asociación asegura sentirse «maltratada por el Ayuntamiento al permitir que el empresario dispusiera de una plaza con 1.047 plazas legalizadas». La argumentación del grupo taurino recuerda la capacidad estipulada en el pliego y reprocha al Consistorio de Sepúlveda que no hubiera exigido al empresario el cumplimiento de la condición referente a la cantidad de localidades contempladas en las condiciones del citado pliego.

Esta situación «ha supuesto un grandísimo handicap económico para la asociación al solo poder poner a la venta 1.000 localidades y no las 1.500 previstas en un principio», llama la atención el escrito del colectivo demandante. Esa es la cantidad que había calculado la agrupación para definir la viabilidad de la celebración del memorial.

Por otra parte, también cuestiona la actitud del Ayuntamiento de la villa sepulvedana durante el proceso de la tramitación de las autorizaciones. En este sentido, pone en solfa la tardanza de «más de un mes» desde la elección del empresario hasta la expedición del permiso, que se produce el 31 de julio.

A pesar de la retahíla de críticas contra el modo de proceder el de equipo de gobierno municipal, la Asociación Cultural Taurina Amigos de Víctor Barrio expresa la intención firme de celebrar este año un segundo memorial en honor del malogrado diestro de Grajera. La organización recuerda que el desarrollo de la primera edición contó con la participación de cien voluntarios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos