Un radar de tramo vigilará la bajada hasta la autopista desde Navacerrada

Panel informativo de uno de los radares de tramo de la AP-6. /Tanarro
Panel informativo de uno de los radares de tramo de la AP-6. / Tanarro

El situado en el Alto del León genera más de 2.000 denuncias al mes

Miguel Ángel López
MIGUEL ÁNGEL LÓPEZSegovia

En la provincia de Segovia hay tres radares fijos funcionando de forma simultánea, que se van cambiando entre las nueve cabinas existentes en las carreteras de la provincia en función de las necesidades. Además, existen dos radares de tramo en los túneles de Guadarrama y varios radares móviles que se ponen en una treintena de puntos de toda la provincia. Mientras que los fijos predominan en la A-1, AP-6 o la N-VI los móviles abundan en carreteras convencionales autonómicas, comarcales y locales como la CL-603, la SG-20 o la SG-342. El radar del Alto del León, situado en el kilómetro 57 de la Nacional N-VI y limitado a 50 kilómetros por hora, se ha convertido, desde su puesta en marcha, hace dieciséis meses, en uno de los más temidos por los conductores.

Según un informe de Automovilistas Europeos Asociados (AEA) generó 28.127 denuncias entre el 1 de julio y el 31 de diciembre de 2016, convirtiéndose así en el que más multa de Castilla y León y en el séptimo de España. De hecho, el jefe provincial de Tráfico recuerda que, durante el primer fin de semana en funcionamiento superó las 3.000 denuncias y todavía hoy genera más de 2.000 al mes, a pesar de estar anunciado.

Pastor insiste en que era necesario el control de la velocidad en esta zona porque se trata de «un puesto complicado, que muchos años forma parte de los puntos negros de la provincia y que con condiciones meteorológicas adversas se convierte en un tramo muy peligroso».

Este sistema, que emplea ondas electromagnéticas para medir velocidades, no persigue el objetivo de sancionar ni de molestar al conductor, sino de facilitar la interrelación con el espacio y con el resto de usuarios de forma cómoda y segura. «Nadie se plantea incumplir la norma y circular por la izquierda, pero la mayoría de la gente ve como una situación normalizada rebasar los límites de velocidad estipulados», subraya. Sin embargo, en las carreteras segovianas no hay un número elevado de radares ni está previsto instalar más próximamente. Eso sí, Pastor explica que cuando se incorpore uno nuevo será de tramo y estará localizado en la bajada hacia la autopista desde el puerto de Navacerrada.

Fotos

Vídeos