Queman una cosechadora y un tractor en Sacramenia

Parte delantera de la cosechada calcinada. / El Norte

Los propietarios de la maquinaria sospechan que el ataque «ha sido intencionado y con ganas de hacer daño»

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPESegovia

Aunque han pasado más de 24 horas, confiesa que sigue nerviosa. Se le nota la agitación tensa cuando Beatriz R. trata de explicar su indignación y repulsión a lo que le ha ocurrido a ella y a su pareja, un agricultor de la zona de Sacramenia. Ambos habían emprendido una nueva etapa con la creación de una sociedad para intentar sacar rendimiento a la gestión de las cerca de cien hectáreas de cultivo que poseen en un páramo situado entre los términos de Pecharromán y Sacramenia. La ilusión del comienzo se ha visto truncada por el supuesto ataque que ha sufrido su flamante nueva maquinaria.

Una semana después de adquirir una cosechadora de segunda mano a una comunidad de propietarios de Guadalajara gracias a un préstamo agrario concedido por una entidad bancaria, el vehículo ha quedado destruido por las llamas. Lo mismo que el tractor usado en las tareas campesinas. Beatriz R. está convencida de que «ha sido intencionado y con ganas de hacer daño». Su pareja descubrió los daños este lunes por la mañana. Ella ya se había ido a Valladolid, donde trabaja.

Todo apunta que los autores aprovecharon la madrugada para causar el destrozo, intuye la mujer. «Tiene que haber sido alguien que conoce muy bien el sitio para llegar hasta el páramo», añade a su deducción . El caso está en manos de la Guardia Civil, asegura la denunciante, quien actúa en nombre de la sociedad perjudicada por el incendio de la maquinaria agrícola.

«Nadie ha visto nada»

La pareja había comprado la cosechadora de segunda mano el pasado día 17. En ella han invertido 14.000 euros, más el transporte en góndola hasta Sacramenia. La desgracia ha sucedido tan rápido que «la gestoría no ha tenido ni tiempo» para tramitar la transferencia de la titularidad de la máquina.

«Sospechamos de cualquiera del pueblo», manifiesta desconfiada la denunciante, quien también dice mostrarse incrédula por el hecho de que «nadie dice haber visto nada». En los primeros momentos después de hallar el tractor y la cosechadora calcinados, se acercó al lugar del suceso el alcalde de Pecharromán para interesarse por lo acontecido. Cerca de los aperos quemados estaban también los del regidor y una granja de porcino, los cuales no han tenido que lamentar daños.

Fotos

Vídeos