El pueblo de Miguel Ibáñez recupera con ilusión la Fiesta del Rayo, cuyo origen está en 1863

El párroco porta el Santísimo, bajo palio. / El Norte

El párroco Edwing Anaya ha impulsado la celebración de la fiesta, que llevaba años olvidada

MOISÉS MIGUELÁÑEZ Miguel Ibáñez

Originalmente era la fecha del 4 de junio cuando Miguel Ibáñez celebraba la Fiesta del Rayo, pues fue ese día de 1863 cuando ocurrió el suceso que hizo mella en la población y que determinó que dicho día fuera recordado en una fiesta de exaltación eucarística. Tras mucho años sin celebrarse, el pueblo, impulsado por el actual párroco Edwing Anaya decidió rememorar aquel hecho prodigiosos el pasado jueves, fiesta del Corpus, ya que el día 4 coincidió con la romería de la Virgen de Prados, muy querida y arraigada en Miguel Ibáñez.

La respuesta de los vecinos ha sido entusiasta, pues a este pequeño municipio se desplazaron bastantes hijos del mismo que residen en otras localidades. Se celebró una misa y a continuación, el Santísimo bajo palio recorrió las calles, como antaño sucedía, haciendo estación en tres altares colocados y bellamente adornados al efecto. Terminada la celebración, hubo un pequeño refrigerio con unas ricas rosquillas caseras y posteriormente todos se reunieron en una comida de hermandad para saborear una exquisita paella a la que siguió una amplia sobremesa cargada de anécdotas y con mucha alegría y ante todo unión. Algunos miembros de la cofradía de Corpus y Vera Cruz de la vecina localidad de Migueláñez pusieron su granito de arena colaborando en esta celebración.

Es bonito ver cómo los pocos habitantes de esta comunidad, en perfecta unión y armonía, han logrado rescatar la celebración.

Fotos

Vídeos