PSOE y C’s frenan la publicación del acuerdo sobre el Torreón de Lozoya

Imagen de la Corporación, durante el plenon de ayer. /Tanarro
Imagen de la Corporación, durante el plenon de ayer. / Tanarro

El equipo de gobierno argumenta que el asunto no es de su competencia, pero la oposición le recuerda que tampoco lo era el Palacio de Congresos, donde sí intervino

QUIQUE YUSTESegovia

El buen momento en las relaciones entre el equipo de gobierno socialista y Ciudadanos volvió a quedar patente en el pleno de ayer. Habrá quien hable de buena sintonía, otros de coincidencia de ideas y otros directamente anuncian un pacto a tan solo un mes de que la Corporación debata las cuentas para 2018. Entre estos últimos se encuentran el resto de grupos de la Corporación, que han incluido a la formación de María José García Orejana en la diana de sus críticas.

Tras una primera parte del pleno que se desarrolló con cierta rapidez y con relativa tranquilidad, el debate ganó intensidad con la llegada de las mociones presentadas por los grupos políticos. Antes, hubo tiempo para un ligero calentamiento con la liquidación del contrato del aparcamiento de José Zorrilla y con el reconocimiento extrajudicial de crédito de hasta cinco contratos municipales de tres concejalías diferentes que estuvieron funcionando durante meses sin haberlos prorrogado y sin haber entrado en vigor los nuevos, lo que generó las críticas del Partido Popular, que acusó a los responsables de dichas áreas de «dejación de funciones».

La primera gran batalla política de la mañana llegó con la moción presentada por IU con la que se pretendía solicitar a la Fundación Caja Segovia que hiciese público su acuerdo con Bankia, por el cual la institución se retiró como acusación particular del caso del Torreón de Lozoya, forzando el archivo del mismo. «Es de gran interés para los ciudadanos. Estos temas que generan alarma e interés social hay que hablarlos en el pleno», señaló el portavoz de la formación de izquierdas, Ángel Galindo, quien fue apoyado en su argumentación por los concejales de UPyD-Centrados en Segovia, quienes pidieron ,«en aras a la transparencia», conocer los motivos del acuerdo por el cual se retiró la acusación particular.

En un segundo plano, sin querer un papel protagonista en la discusión, permanecieron los concejales del Partido Popular, dispuestos a votar a favor de la moción siempre y cuando se retirase el punto que pedía al concejal Andrés Torquemada que fuese el encargado de solicitar el acuerdo, al entender que su condición de patrono de la Fundación Caja Segovia es a título personal. Por su parte, Ciudadanos buscó resaltar la falta de competencia del Ayuntamiento al tratarse de una solicitud a una entidad privada, por lo que basó su abstención en la existencia de una comisión de investigación en las Cortes de Castilla y León que ya se encuentra estudiando el caso.

«Vamos a votar que no porque no es nuestra competencia, no porque no estemos de acuerdo», avanzó el portavoz del Partido Socialista, Alfonso Reguera, con un argumento compartido por Ciudadanos pero que no convenció ni al portavoz de Izquierda Unida, que calificó la postura socialista de «pirueta» para justificar el ‘no’, ni al portavoz de UPyD- Centrados en Segovia, Cosme Aranguren, que recordó a la bancada socialista el recurso interpuesto por el Ayuntamiento de Segovia contra la Diputación y el Ayuntamiento de Palazuelos de Eresma en relación con el Palacio de Congresos como un asunto que no era de su competencia y en el que sí tomaron parte. «Se meten hasta el corvejón», recalcó. Al final, la abstención de Ciudadanos permitió que los votos en contra del Partido Socialista fueran mayoría para tumbar la moción, que contó con los votos favorables de Izquierda Unida, UPyD y PP.

Accesibilidad

No tardaron los socialistas en devolverle el favor a la formación naranja, que logró sacar adelante su moción para establecer, en un periodo máximo de seis meses, un espacio de coordinación entre los técnicos municipales y el Consejo de Accesibilidad para hacer de Segovia una ciudad más fácil para las personas con discapacidad. La moción, de la que se debatieron más sus formas que el contenido, obtuvo el respaldo de socialistas y de Izquierda Unida y la abstención de UPyD y Partido Popular.

Menos suerte corrió la moción de los populares, también sobre accesibilidad, considerada por el concejal Juan Antonio Miranda «menos ambigua y fascista» que la presentada por Ciudadanos. Con el objetivo de incorporar en los próximos presupuestos una partida para hacer más accesibles los edificios municipales, empezando por el propio Ayuntamiento, la propuesta de los populares se encontró con el rechazo del PSOE y de Ciudadanos, al entender los primeros que puede haber edificios más prioritarios y los segundos que la moción presentada anteriormente era «mas global».

El pleno, que contó con la protesta silenciosa en las gradas de Felisa Torrego por no poder intervenir en el mismo para explicar su caso urbanístico (el mismo que afecta al exconcejal Juan Cruz Aragoneses), concluyó con la aprobación por parte de todos los grupos de la Corporación, salvo el PP, de una moción por la que se insta al gobierno central a realizar un plan operativo para el Parque y Centro de Mantenimiento de Sistemas Acorazados (PCMASA-2), popularmente conocido como Base Mixta. «Esto es un claro ejemplo de la política barriobajera del PSOE, que busca rédito político sin importarle los 200 empleos ni el futuro de PCMASA», declaró la portavoz popular, Raquel Fernández, quien denunció «la falta de palabra de la alcaldesa» por no haber consensuado una declaración institucional del Ayuntamiento también con el PP. Por su parte, José Bayón –al que los populares pidieron un plan operativo para el CAT– defendió la lógica de los puntos recogidos en la moción para hacer «todo lo posible para que el PCMASA siga funcionando».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos