El PSOE no descarta seguir en el gobierno de Espirdo tras la renuncia de Rincón

El secretario del PSOE, José Luis Aceves. /De Torre
El secretario del PSOE, José Luis Aceves. / De Torre

Aceves afirma que se actuará con responsabilidad «para buscar la gobernabilidad» en un municipio en el que la pinza PSOE-PP arrebató la Alcaldía a María Cuesta, ahora fuera de C’s

QUIQUE YUSTESegovia

La dimisión este jueves de Ana Carolina Rincón como alcaldesa de Espirdo, tras dos años y medio de gobierno, ha ocasionado un vacío de poder en la Corporación, que de momento está lejos de ser solucionado. La socialista, en el sillón de la alcaldía desde mayo de 2015, gobernaba en el municipio gracias al apoyo de los tres concejales del Partido Popular que, unidos a los dos miembros del Partido Socialista, formaban un bloque que superaba en número de ediles a la lista más votada en las pasadas elecciones municipales, la de Ciudadanos, formación que con María Cuesta como cabeza de lista logró cuatro concejales.

Cuesta, alcaldesa de Espirdo entre 2011 y 2015 como integrante de una candidatura independiente, abandonó junto al resto de concejales de Ciudadanos la formación naranja el pasado verano por discrepancias con la dirección del partido tanto en Segovia como a nivel regional y nacional. No obstante, tanto Cuesta como el resto de concejales que se presentaron bajo las siglas de la formación naranja no entregaron su acta de concejales y continúan en la actualidad como concejales no adscritos en el Ayuntamiento de Espirdo.

Así, una vez que el Partido Socialista sustituya el acta de concejala de Ana Carolina Rincón, las posibilidades de formar un nuevo gobierno en el municipio son varias. Reeditar el pacto de gobierno entre PP y PSOE se antoja complicado, toda vez que la dimisión de Rincón se ha producido por diferencias entre ambas formaciones a la hora de abordar distintos asuntos del municipio como la inversión para el camino de La Higuera o la tasa del IBI (Impuesto de Bienes Inmuebles). Sin acuerdo entre formaciones, María Cuesta (quien también continúa como diputada no adscrita en la institución provincial) tendría mayoría simple para recuperar el sillón de la Alcaldía que ocupó hasta 2015.

Sin embargo, y a pesar de la marcha de Ana Carolina Rincón, el PSOE no renuncia a mantener el gobierno del municipio. «El Partido Socialista actuará con responsabilidad para buscar la gobernabilidad del municipio. Ahora estamos en la fase de la dimisión. Es muy pronto para saber qué puede pasar. Nosotros tenemos que sustituir el acta de concejal de Ana Carolina y después buscar la gobernabilidad del municipio. Hay tres grupos municipales y habrá que hablar e intentar dar una nueva gobernabilidad a esta corporación. Pero es algo muy prematuro», aseguró el secretario provincial de los socialistas, José Luis Aceves, quien reconoce desconocer las combinaciones que se pueden dar durante los próximos días. En cualquier caso, confirmó que «hablaremos y buscaremos la gobernabilidad, como siempre hemos hecho».

Dos fases

Ana Carolina Rincón dimitió por «falta de comunicación interna» con el equipo de gobierno. En los dos años al frente de la Alcaldía, la exregidora distingue dos partes. El primer año de mandato corporativo transcurrió en armonía entre socialistas y populares, con el foco puesto en los proyectos «en común», mientras que los que les separaban quedaban «en el tintero».

Una situación que cambió, según Rincón, a partir del segundo año, en el que esa comunicación interna comenzó a flaquear. El detonante ha sido la propuesta de bajada del IBI, que ha salido adelante gracias a los tres votos del Partido Popular y a los cuatro no adscritos, informa Europa Press.

Según las explicaciones de la exalcaldesa, el año pasado ya se revisó ese impuesto, con una bajada de medio punto porcentual para los bienes de naturaleza urbana. Sin embargo, para este año se había planteado una nueva bajada, que afectaría tanto a esos como a los rústicos, y se sitúa entre el 0’4 y el 05 por ciento, según ha relatado Rincón.

Una disminución «sustancial» que implicaría un recorte en los ingresos del Ayuntamiento superior a los 40.000 euros, como argumenta Ana Carolina Rincón.

Fotos

Vídeos