La prostitución genera cada día 5 millones de euros en España

Agentes inspeccionan un club de alterne de Segovia en el trasncurso de la operación conjunta realizada recientemente./Foto de la Guardia Civil
Agentes inspeccionan un club de alterne de Segovia en el trasncurso de la operación conjunta realizada recientemente. / Foto de la Guardia Civil

Nueve de cada diez mujeres captadas por las redes criminales dedicadas a la explotación sexual son extranjeras

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPESegovia

«Las mujeres prostituidas no son libres ni vienen por su propia voluntad a España, y se sigue abusando de sus cuerpos». Con estas palabras define Rocío Nieto la realidad de la explotación sexual en el país. La fundadora de la Asociación para la Prevención, Reinserción y Atención a la Mujer prostituída (APRAMP) es una activista militante en la defensa de los derechos humanos y en contra de la trata de personas.

Noticias relacionadas

Hace dos años, alertaba en Segovia, durante una de las conversaciones del Encuentro de Mujeres que Transforman el Mundo, de que España se había convertido en «un destino prioritario» de las redes criminales que trafican con mujeres para su explotación sexual.

«Llegan al aeropuerto, a veces acompañadas por familiares, y les recoge una 'madame'»

«Llegan al aeropuerto, a veces acompañadas por familiares, y les recoge una 'madame'» rocío nieto, fundadora de la asociación apramp

El goteo permanente de noticias relacionadas con esta lacra delictiva le da la razón. España tiene el triste honor de ser el país del entorno europeo donde más incidencia tiene esta lacra delictiva. Nieto decía con convicción que la prostitución ha aumentado. Este problema ha evolucionado en los últimos años. Por ejemplo, «cada vez hay más menores» víctimas de estas redes criminales. Rocío Nieto ponía de manifiesto los casos el alza de «niñas que llegan acompañadas por sus familiares que las venden».

Unas 300 víctimas reciben apoyo psicosocial en Castilla y León

La Junta de Castilla y León y organizaciones sociales de todas las provincias prestaron el año pasado asistencia psicosocial a unas 300 mujeres y niñas rescatadas de las mafias que las explotaban sexualmente, según datos de la Dirección General de la Mujer de la Consejería de Familia. Este departamento, que dirige Alicia García, y el de Educación, con Fernando Rey a la cabeza, pusieron en marcha el curso pasado una campaña de sensibilización escolar, la cual va a tener continuidad en este ejercicio académico en Segovia, entre otras provincias. Las medidas que están adoptando el Gobierno regional para hacer un frente común contra la trata de seres humanos y, en especial contra las mujeres y niñas con fines de explotación sexual, se enfocan hacia la sensibilización de la sociedad y la visibilización del problema para lograr un cambio de actitud y dejar de banalizar estas situaciones. Asimismo, estas intervenciones también están dirigidas a la coordinación entre todas las entidades y organismos destinados a luchar contra este delito.

Por desgracia, el diagnóstico de la activista, realizado sobre la experiencia en primera persona para la recuperación y reinserción de las víctimas, no pudo ser más acertado. Prácticamente anticipó la historia humana y el perfil que están detrás de la intervención conjunta, en Segovia y Pamplona, ejecutada por la Guardia Civil y la Policía Nacional para desarticular una trama que traficaba con mujeres rumanas.

En esa conversación en Segovia, la fundadora de APRAMP señalaba que 2.000 mujeres llegan a España cada año con la explotación sexual, según la asociación APRAMP. A Europa llegan unas 70.000 anuales.

El caldo de cultivo de la pobreza

Nueve de cada diez mujeres que venden su cuerpo a través de las redes organizadas de trata y explotación sexual son inmigrantes: nigerianas, rumanas, paraguayas... A día de hoy, APRAMP atribuye a la pobreza la razón principal para que estas prácticas sigan extendiéndose.

«No vienen para trabajar de camareras o en el servicio doméstico. Llegan al aeropuerto, a veces incluso acompañadas por gente que son familiares suyos, y les recoge una 'madame'; van a un piso donde están ocho o diez días encerradas con otras compañeras y luego acaban en la calle, en un polígono o en un piso».

Es un negocio ilícito que genera 5 millones de euros al día. Un problema alarmante, complejo y bastante oculto, sobre todo en un país como España que está considerado como lugar de destino y de tránsito ya que, según estudios oficiales, frente al 19% de los europeos que demandan servicios de mujeres prostituidas, el 39% lo hacen en España, apuntan fuentes de la Dirección General de la Mujer.

Fotos

Vídeos