Prodestur contrata a cuatro personas para inventariar las fuentes de Cuéllar

Los trabajadores firman sus contratos con el presidente de la Diputación, Francisco Vázquez (primero por la derecha).
Los trabajadores firman sus contratos con el presidente de la Diputación, Francisco Vázquez (primero por la derecha). / M. Rico

El proyecto incluye también un estudio hidrológico de todos los humedales del entorno

MÓNICA RICOCuéllar

La sección agraria de Prodestur, el organismo dependiente de la Diputación provincial de Segovia, ha contratado a cuatro personas, gracias a una subvención concedida por la Junta de Castilla y León, para realizar, en los próximos meses, un inventario sobre las fuentes de la zona de Cuéllar continuando así el trabajo iniciado en su día en la comarca sur de la provincia.

Loso cuatro empleados ya están trabajando en el laboratorio de Prodestur y a la labor acometida en su momento por sus antecesores en el estudio de las fuentes de la comarca sur de la provincia, sumarán en esta ocasión un estudio hidrológico de los humedales del entorno, entre los que destacan sobre todo las lagunas de Cantalejo, debido a su indudable interés turístico.

En la primera parte de este proyecto, la que se desarrolló en el sur de la provincia, Prodestur inventarió un centenar de fuentes. El inventario de esos puntos, también denominados pilones o manantiales, incluyó el análisis de sus aguas y la contabilización de todos los afloramientos del nivel freático que están habilitados para su uso y aprovechamiento.

De cada una de esas cien fuentes inventariadas se formalizó una ficha que recoge información sobre su ubicación (coordenadas UTM), altitud, caudal medio, descripción de la construcción y todos los posibles datos de interés. La intención es que en esta segunda etapa el trabajo se desarrolle en la misma línea, aunque con el añadido del estudio hidrológico de las lagunas y bodones que se localizan en toda la Tierra de Pinares.

En este punto destaca el sistema lagunar de Cantalejo, con lagunas como Navalayegua, Navaelsoto o La Temblosa, pero también el sistema lagunar de Lastras de Cuéllar, con El Carrizal y La Tenca, entre otras; el conjunto de lagunas de Coca-Villeguillo (Fuente Miñor, Las Eras, Valderruedas…) y lagunas aisladas en localidades de la zona como San Martín y Mudrián, Sanchonuño, Frumales, Hontalbilla o Navalmanzano, entre otras.

El tener identificados estos puntos tiene dos finalidades, ya que por un lado servirá como un complemento más al turismo que busca el contacto con la naturaleza y los entornos rurales, un tipo de visitante que muestra interés por la historia de los elementos que eran claves para el establecimiento de núcleos de población, a la vez que aprecia el valor artístico y el ingenio que muchas veces se ha empleado en estas construcciones.

Por otro lado, el laboratorio obtiene información sobre los parámetros que hay que controlar para garantizar la calidad del agua de consumo: potencial hidrógeno, conductividad eléctrica, nitratos, arsénico, amonio y parámetros microbiológicos como coliformes totales y E. Coli. Estos resultados pueden servir para detectar algún problema en los acuíferos subterráneos y hacer un seguimiento de cómo son los desplazamientos de la masa de agua afectada. Con el tratamiento geoestadístico de todos los datos obtenidos será posible además elaborar mapas indicativos de la calidad del agua de los acuíferos de la provincia.

Las fuentes constituyen un importante patrimonio cultural. Que se conserven en condiciones que hagan apto su uso y aprovechamiento depende esencialmente de la calidad de sus aguas. Tras la finalización de esta segunda etapa, aún quedarían otras dos para poder completar el mapa de las fuentes y manantiales existentes en toda la provincia.

'Reconciliare'

Gracias a la misma subvención de la Junta de Castilla y León, Prodestur ha contratado a otros dos trabajadores que ya prestan servicio en el mostrador que Diputación y el Ayuntamiento de Cuéllar comparten en ‘Reconciliare’, la exposición de Las Edades del Hombre que acoge la villa cuellarana hasta noviembre, con el fin de poder ofrecer información a los visitantes, tanto de la muestra como de Cuéllar y del resto de la provincia.

Todos los contratos, tanto los de los encargados de inventariar las fuentes como estos últimos, tienen una duración de seis meses, por lo que una vez finalizada la exposición de arte sacro, los dos trabajadores de ‘Reconciliare’ pasarán a reforzar el dispositivo de la nueva oficina de Prodestur ubicada en la Casa del Sello.

Fotos

Vídeos