El presupuesto de 2018 destinará uno de cada diez euros a inversión real

Alfonso reguera, concejal de Economía y Hacienda. De Torre/
Alfonso reguera, concejal de Economía y Hacienda. De Torre

Las cuentas del Ayuntamiento suman 65,5 millones de euros, cuatro menos que en 2017

CLAUDIA CARRASCALSegovia

El equipo de gobierno ha esbozado ya las cuentas de la ciudad para 2018 con el objetivo de sentar las bases y entregar al Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas una primera planificación. El Consistorio ha fijado la previsión en 65,5 millones de euros, cerca de cuatro millones menos que en 2017, cuando la partida aprobada fue de 69,4 millones de euros.

No es el presupuesto definitivo. De hecho, el concejal de Economía y Hacienda, Alfonso Reguera, explica que con la información actualizada de ingresos y gastos que se ha recabado hasta la fecha de las concejalías, la cantidad ya se perfila algo superior a la primera estimación y está en torno a los 66 millones. Las áreas que todavía no lo hayan hecho tienen que remitir, preferiblemente antes de mañana, los datos correspondientes a personal, gastos y subvenciones. Con esta información, el siguiente paso será elaborar un borrador de los presupuestos, más preciso, pero basado en las líneas fundamentales que ya han redactado.

La reducción del presupuesto municipal en 3,9 millones de euros que espera el equipo socialista se debe a una disminución de las previsiones de venta de suelo en un 5,51%. En 2017 esta cifra superó los cinco millones de euros ,y este año se prevé que ronde los 3,5 millones de euros. Sin embargo, esta situación «no tiene por qué afectar a las inversiones reales en la ciudad», matiza el concejal. Una de las características más importantes de este proyecto presupuestario es que lograría cerrar capítulos muy destacados para la economía de la ciudad como los del aparcamiento del paseo de Los Tilos y de José Zorrilla.

En cuanto a Los Tilos, el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo ha acordado el archivo provisional del litigio emprendido por la empresa Isolux-Corsan, por el que reclamaba 1,2 millones de euros para la liquidación del contrato de concesión y construcción. Tras esta sentencia el Ayuntamiento ya solo tiene que asumir un gasto de 95.600 euros en concepto de facturas por gastos que abonó la empresa. Para el aparcamiento situado en la calle José Zorrilla se amplía este año la partida consignada hasta 3,6 millones de euros, que es lo que el Ayuntamiento reconoce como deuda; no obstante, el concejal cuenta con fondos o la posibilidad de créditos para asumir cantidades superiores.

Ingresos

El estudio realizado para el presupuesto de 2018 estima unos ingresos a lo largo de 2018 de unos 59 millones de euros por impuestos y subvenciones. Los directos como el IBI o Impuesto sobre Bienes Inmuebles, el impuesto de circulación o el aplicado sobre Actividades Económicas (IAE) se reducirán el próximo ejercicio en torno al 5% y supondrán una aportación de 25 millones.

Por el contrario, los impuestos indirectos y especiales, como los aplicados sobre el tabaco y el alcohol, que suponen 10 millones de euros para las arcas municipales, está previsto que suban un 10%. La recaudación por las tasas municipales, entre las que se encuentran la de recogida y tratamiento de basura o la de abastecimiento de agua, subirá un 2,85%, según las previsiones, hasta alcanzar los 15,6 millones.

Las transferencias corrientes, es decir, las subvenciones que aportarán otras administraciones, el Gobierno central y la Junta de Castilla y León, crecerán en un 2,39% y rondarán los 15,5 millones de euros.

En el apartado de gastos se prevé un incremento de un 1% para personal, aunque, según Reguera, todo parece indicar que habrá una subida del 1,75% en los Presupuestos Generales del Estado, tal y como han pactado con los sindicatos. Por lo que esta previsión está pendiente de variar en función de los pasos que dé el Gobierno. Los gastos en Bienes y Servicios Corrientes, por otro lado, se mantendrán porque los servicios pendientes de nueva contratación (como autobuses y basuras) está previsto que se inicien en el segundo semestre del ejercicio y así su repercusión será moderada, alega el concejal.

De este modo, el montante total estimado para inversiones será de 9,8 millones de euros, de los cuales las inversiones reales ascenderán a seis millones. Esta disminución se debe a que la venta de suelo, aunque aparece en el apartado de ingresos, no computa en las inversiones hasta que no se ejecuta.

Proyectos comprometidos

Aún es pronto para determinar qué porcentaje se podrá habilitar como presupuesto participativo, es decir, la cantidad que los ciudadanos podrán priorizar en el destino de las inversiones que propongan. No obstante, Reguera insiste en que el primer paso es determinar los ingresos y gastos definitivos y luego establecer las partidas comprometidas, ya que «hay proyectos que se encuentran en marcha y que no pueden someterse a este tipo de decisiones».

Entre los proyectos que el portavoz del equipo socialista da por seguro que se llevarán a cabo, destaca en este ejercicio la intervención en la calle San Juan. Además, adelanta que se llevarán a cabo más inversiones en vías públicas, aunque hasta marzo o abril no comenzarán a lanzarse estos proyectos.

Esto será posible porque en 2018 se podrán empezar a utilizar los remanentes de Tesorería que lastraban los presupuestos de los últimos años. De hecho, en el momento en el que estos remanentes estén delimitados, según el concejal, «se verá como se ha logrado dar la vuelta a todo el sistema económico» y a los problemas urbanísticos y de contrataciones que han estado amenazando al Ayuntamiento desde el comienzo de la legislatura.

Las obligaciones que quedan para este ejercicio son los dos pagos de los taludes de Padre Claret y de la Casa de Guardas, de en torno a 1,5 millones de euros cada uno.

El objetivo del grupo socialista es que estos presupuestos se aprueben en el pleno del mes de diciembre, y para ello en noviembre debería de estar elaborado el proyecto final. Advierte Reguera de que las actuaciones del Gobierno central no tienen por qué afectar a esta aprobación porque la cantidad que aporte a la ciudad puede variar, pero de forma poco significativa. Por eso, solo en caso de que exista la seguridad de que la Junta de Castilla y León y el Estado aprobaran los suyos en enero se podría posponer el pleno de presupuestos del Ayuntamiento para tener un objetivo más claro.

«Es necesario contar con unas cuentas a principios de año, aunque luego haya que hacer ajustes, para poder ejecutar obras y para poner en marcha el capítulo de inversiones que está paralizado hasta que no esté aprobado el presupuestos», explica.

Sin incertidumbre

Otra característica de estos presupuestos es que suponen el paso definitivo para salir de las incertidumbres que provocaban al equipo de gobierno los once casos judicializados que pesaban sobre el Ayuntamiento al inicio de la legislatura, por el elevado coste de pagar las sentencias. «A partir de 2018 el Consistorio se libera de losas e inseguridades y empieza a pensar en el futuro y a invertir los remanentes de Tesorería en la ciudad», asegura Reguera. Además, se muestra satisfecho de que el equipo municipal haya logrado resolver en dos años asuntos que podrían llevar más de treinta.

Fotos

Vídeos