El presidente de los camareros de Segovia plantea eliminar la becerrada

Parte de las cuadrillas de la becerrada de Santa Marta./Antonio de Torre
Parte de las cuadrillas de la becerrada de Santa Marta. / Antonio de Torre

Ha cumplido 90 años y se mantiene como la única becerrada sectorial que se conserva en España, pero Pablo Martín advierte de su elevado coste

M. A. LÓPEZSegovia

Hubo un paréntesis en 2013. Aquel año no se hizo la becerrada porque su elevado coste y la falta de patrocinios suficientes aconsejaron a la directiva de la Asociación de Camareros no organizarla. Volvió al año siguiente, y desde entonces continúa con la cita anual de septiembre. Como desde 1927, con la diferencia de que ahora el horario es nocturno y no a las seis y media de la madrugada como entonces, cuando los camareros iban primero de fiesta, a torear o ver como toreaban sus colegas, y a trabajar después del festejo.

Fotos

Pero Pablo Martín, presidente de la Asociación de Camareros de Segovia y su Provincia, uno de los colectivos más numerosos con 425 socios, es partidario de suprimirla del programa festivo de Santa Marta, también por el coste, pues entre unos gastos y otros se acerca a 18.000 euros o supera esta cantidad. El coste es mayor cada año al sumar los seguros, la UVI móvil, el cirujano, los becerros, que han subido de 750 a 1.000 euros cada uno, y un sinfín de gastos más.

Con todo, este miércoles volvió a celebrarse la becerrada de Santa Marta con un gran éxito, y con cuatro becerros de la ganadería de Sonsoles Aboin, de Peñatella (Ávila), para el mismo número de cuadrillas, que homenajearán al malogrado torero, Víctor Barrio, que fue socio. La lidia la dirigió el matador espinariego Carlos García 'El Niño de El Espinar', y el despeje de plaza lo realizó la amazona segoviana Marta de Mingo, con todo el festejo animado por el grupo Los Pakos, como desde primera hora de la mañana en toda la fiesta de Santa Marta.

Pero Pablo Martín declaró que «está asociación tiene ir pensando en dejar de hacer la becerrada, porque la gente ya no tiene tanta afición a los toros y, sobre todo, por el montante económico, porque no puede estar todos los años poniendo dinero, ariesgo de que se descapitalice». Este año la ha hecho porque «me voy de presidente», dice, «si hubiera seguido la quitaría». La próxima directiva tiene la palabra.

Fotos

Vídeos