El Rey preside en La Granja el debate sobre el futuro de las democracias liberales

El Rey Felipe VI preside la reunión del Instituto Elcano en el Palacio de La Granja./Efe
El Rey Felipe VI preside la reunión del Instituto Elcano en el Palacio de La Granja. / Efe

El Consejo Científico del Instituto Elcano estudia las amenazas derivadas del Brexit, Trump y el peligro de una guerra comercial

Miguel Ángel López
MIGUEL ÁNGEL LÓPEZSegovia

El Consejo Científico del Instituto Elcano realizó hace un año en el Palacio Real de La Granja de San Ildefonso un debate esperanzador sobre el futuro de Europa, aún con el proceso del Brexit en marcha. El Rey Felipe VI ha presidido este lunes una nueva reunión del organismo asesor, en una sesión dedicada a estudiar el futuro del orden liberal internacional, amenazado por el Brexit, las políticas de Donald Trump y el peligro de una guerra comercial. Es la tercera vez que el consejo se reúne en el Real Sitio de San Ildefonso bajo la presidencia de su majestad. El presidente del patronato del Instituto Elcano, Emilio Lamo de Espinosa, ha destacado que Don Felipe tiene un gran interés por los debates de este 'think tank' dedicado a estudios internacionales y a la presencia de España en el mundo, en el que participan catedráticos, embajadores, exministros y miembros del Ejecutivo español.

«Estamos entrando en un orden internacional de instituciones relativamente débiles y de hombres fuertes, como Trump, Putin, Xi Jinping o Erdogan» Emilio Lamo de espinosa, presidente del Instituto Elcano

El ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, el presidente de Patrimonio Nacional, Alfredo Pérez de Armiñán, y el alcalde del Real Sitio, José Luis Vázquez, han recibido a Don Felipe en los jardines del Palacio Real de La Granja, donde ya se encontraban los sesenta expertos que componen el Consejo Científico del Instituto Elcano.

En su intervención, Don Felipe ha manifestado que «es evidente que ante un volumen cada vez mayor de información rápidamente cambiante, los centros de estudios estratégicos están llamados a desempeñar un papel cada vez mas destacado y relevante, porque son capaces de ordenar, jerarquizar, interpretar y orientar con serenidad y sosiego estas nuevas circunstancias».

Crisis de la democracia

Lamo de Espinosa ha explicado que el Consejo Científico del Instituto Elcano ha estudiado en esta sesión «la situación preocupante de lo que se ha dado en llamar la emergencia de órdenes iliberales, es decir, la crisis de la democracia en las democracias avanzadas y establecidas y, también, un cierto retroceso en el proceso de las transiciones a la democracia que se generó tras la caída del muro de Berlín».

Esa situación puede ocasionar dos problemas, a juicio de los expertos del Instituto Elcano; en qué medida los órdenes sociales internos de las democracias van a ser o no órdenes liberales, y en qué medida «vamos a generar sociedades interculturales o, por el contrario, identitarias, sociedades abiertas o sociedades cerradas, y en el marco internacional en qué medida regresamos a los neoproteccionismos comerciales, a órdenes de 'rules of law', de derecho, órdenes kantianos a órdenes políticos internacionales de fuerza de grandes potencias que se entienden en relaciones de poder».

En cierto modo, ha añadido el presidente del Instituto Elcano, «estamos entrando en un orden internacional de instituciones relativamente débiles y de hombres fuertes». Son los casos de Trump, Putin, Erdogan o Xi Jinping, ha precisado Lamo de Espinosa.

Incluso en Europa hay emergencias. «Potente» es el calificativo que ha utilizado el presidente del Instituto Elcano para referirse al auge que se está viendo en el último ciclo electoral de «neonacionalismos de derecha y populismos de izquierda», los dos «preocupantes» porque plantean «críticas profundas a las sociedades liberales clásicas, tradicionales, multiculturales, no identitarias ni nacionalistas, y también problemas para el propio proceso de construcción europea porque parte de estas nuevas formaciones políticas son euroescépticas o declaradamente antieuropeas».

Esto también plantea problemas para España. «Los españoles hemos sido y seguimos siendo marcadamente proeuropeos y hay muy pocas formaciones políticas que sean euroescépticas, y para nosotros la pertenencia a la Unión Europea ha sido extraordinariamente positiva. Jamás España ha sido tan segura, ni tan prospera ni tan libre, y en buena medida se lo debemos a la madurez política de la sociedad europea y a la pertenencia a la Unión Europea».

Cataluña, sin embargo, no es un motivo especial de preocupación para el Instituto Elcano al ser una cuestión interna, aunque ha realizado algunos análisis. En este ámbito hay dos dimensiones, ha explicado Lamo de Espinosa; una es el tema diplomático, «en qué medida las cancillerías de otros países o de instituciones como la Unión Europea iban a dar reconocimiento directo o indirecto al movimiento independentista catalán, y ahí el éxito ha sido rotundo porque no ha habido ningún reconocimiento, y otro tema en el que queda mucho camino por recorrer, sin embargo, es el de la opinión pública de otros países, y en algunos se comprende mejor y en otros peor».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos