La polifonía de Alonso Lobo revive en la Catedral de Segovia

Los componentes de la Capilla Jerónimo de Carrión, durante la misa cantada.
Los componentes de la Capilla Jerónimo de Carrión, durante la misa cantada. / Óscar Costa

La nonagenaria Montserrat Torrent, leyenda universal del órgano, inaugura esta noche la Semana de Cámara

EL NORTE Segovia

La Catedral de Segovia acogió ayer la tradicional misa cantada en polifonía en conmemoración del 249 aniversario de la dedicación del templo, que tuvo lugar el 16 de julio de 1768, 243 años después de la colocación de la primera piedra, el 8 de junio de 1525. La Capilla Jerónimo de Carrión, formación creada en 1997 y dirigida por Alicia Lázaro, que reúne a un elenco estable de cantantes e instrumentistas especializados en la interpretación de la música de los siglos XVII y XVIII, interpretó obras de Alonso Lobo, importante autor de quien se celebra este año el 400 aniversario de su muerte y Sebastián de Vivanco, maestro de la capilla durante diez años.

Después de un fin de semana con la música emocionante de las guitarras eléctricas de Sinfonity, la misa cantada en polifonía de la Capilla Jerónimo de Carrión y el tradicional Concierto en Familia, esta noche, a las 21 horas en la Catedral, se inaugura la veterana Semana de Cámara con uno de los conciertos estrella del Festival de Segovia (FS). La nonagenaria Montserrat Torrent (Barcelona, 1926) es prácticamente la leyenda universal del órgano, la más veterana de los concertistas de este instrumento que siguen en activo, con toda una vida dedicada a la música. Y estará en el FS para inaugurar una de las Semanas de Cámara más longevas del país, que ya llega a 48 ediciones y que fue el inicio del actual Festival de Segovia, al que avala y otorga una solidez inconfundible.

Especialista en el Barroco y el Romanticismo, Torrent comenzó su formación de piano con su madre, Ángela Serra, quien fue alumna de Enrique Granados. Más tarde entró en la Escuela Marshall, donde compartió clases con las pianistas Rosa Sabater y Alicia de Larrocha y, tras continuar Conservatorio Superior Municipal de Música de Barcelona, amplió sus estudios en París y Siena. A lo largo de su trayectoria profesional ha recibido multitud de distinciones que reconocen toda su labor y su trabajo, como el Premio Nacional de Música en 1996, la Medalla del Real Conservatorio de Música de Madrid o la distinción Doctora Honoris Causa por la Universidad Autónoma de Barcelona.

A sus 91 años, ya no oye, pero ha alcanzado la «simbiosis absoluta» con el órgano, como ha contado en alguna ocasión y eso no le impide «proyectar al público lo que lleva dentro». Sin duda, un concierto más que especial, en el que interpretará piezas de compositores europeos anteriores y posteriores a Francisco Correa de Arauxo: A. de Cabezón, F. Correa de Arauxo. G. Frecobaldi, P. de Araujo, J. Sweelink y M. Marais.

Fotos

Vídeos