La Policía interviene en una bronca vecinal que desata un viral en whatsapp

Precinto policial en la calle Ortiz de Paz de Segovia, esta tarde-noche. /El Norte
Precinto policial en la calle Ortiz de Paz de Segovia, esta tarde-noche. / El Norte

El mensaje sobre un hombre con una escopeta en la calle Ortiz de Paz de Segovia «es un bulo», afirma la Subdelegación del Gobierno

El Norte
EL NORTESegovia

Una bronca vecinal ha alterado la tranquilidad de la calle Ortiz de Paz. La propia trifulca y los bulos que luego se han disparado a través de Whatsapp han ayudado a sembrar la inquietud en torno a lo que en esos momentos estaba sucediendo en el bloque número 3 de la citada arteria que une José Zorrilla con la plaza del campus de la Universidad de Valladolid.

Según los testimonios recabados de residentes en la zona, la presencia de la Policía Local y de agentes de la Comisaría Provincial de la Policía Nacional para resolver el conflicto ha obligado a cortar también la calle. Por lo que algunos vecinos que regresaban a sus domicilios a última hora de la tarde de este jueves han tenido que esperar tras el precinto colocado al principio y final de Ortiz de Paz para restringir el paso de transeúntes en una mera medida de prevención.

Por lo demás, tampoco han sabido a ciencia cierta lo que ha ocurrido, salvo la fuerte presencia de policía con chalecos. Y es que un rumor transmitido a través de Whatsapp corrió rápidamente de móvil en móvil alertando de que una persona estaba armada con una escopeta.

La Subdelegación del Gobierno en Segovia rechaza esta circunstancia de peligro. Niega que ninguna persona portara arma alguna y sí que reconoce la fuerte bronca vecinal desencadenante del suceso. Achaca a «un bulo» el recorrido de la noticia del hombre provisto de una escopeta. La noticia llegó incluso al servicio de emergencias 112 Castilla y León, que ha atendido al menos una llamada en al que advertía de este peligro.

La policía desplazada ha comprobado que no había ninguna escopeta. Lo que sí se encontró fue a un hombre amenazando a otros vecinos y que luego se volvió a meter en su domicilio del portal número 3 de Ortiz de Paz. Al parecer, esta persona ha sido atendida por los Servicios Sociales ya que sufre problemas psiquiátricos.

La calma ha regresado a Ortiz de Paz, donde el precinto policial ha quedado abierto y los vecinos siguen con su vida normal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos