«Si podemos crear modelos diferenciados de universidades, tiene sentido que haya más»

Salvador Carmona, rector de la IE University. /R. A.
Salvador Carmona, rector de la IE University. / R. A.
Salvador Carmona, rector de la IE University

Antonio G. Encinas
ANTONIO G. ENCINASValladolid

Salvador Carmona muestra el claustro del Convento de Santa Cruz la Real, recién reformado, mientras garantiza que el futuro de la IE University, a pesar de la inversión que la institución va a realizar en Madrid, está bien afianzado en Segovia. Es, quizá, una universidad peculiar dentro del sistema regional, con un objetivo muy enfocado en la empleabilidad de los alumnos, que en su mayoría (un 70%) son extranjeros y que pasan por un filtro muy exigente para poder acceder a los estudios que se ofrecen. Y sin embargo...

-...hace unos meses la IE albergó una reunión sobre la reforma del sistema universitario, auspiciada por el consejero de Educación, Fernando Rey.

-Estamos siempre muy involucrados en todo lo que se refiere al sistema universitario. Nuestra disposición siempre es la de cooperar tanto con la Consejería como con el resto de las universidades. Se planteó esto así y hemos colaborado con la Consejería en todo lo que se nos ha pedido. . Y no hubo solo representantes de las universidades de Castilla y León. El problema que se planteó como más importante es el sistema de gobernanza de las universidades. Cómo es el proceso de toma de decisiones. Y se sacaron conclusiones bastante interesantes que se elevaron a la Secretaría de Estado.

-Los problemas, por lo que comentan todos, parecen claros. Quizá el problema sea poner en marcha las soluciones.

-Es verdad que los diagnósticos están claros. El tema es que la puesta en marcha exige mucho consenso. Actos como la reunión de ese día sirven mucho para intentar avanzar en el consenso. Había representantes de partidos políticos, Ciudadanos, PSOE, PP, incluso se estuvo en contacto con Podemos, aunque finalmente declinaron venir. Esto contribuye a establecer un determinado consenso sobre qué acciones se podrían tomar. Luego influyen muchas cosas, depende cuál es el juego político que haya dentro del Parlamento, las mayorías y minorías que puede haber en cada momento, pero son sesiones muy útiles y que de hecho no abundan. Cuando se celebran en sede parlamentaria tienen un cariz político distinto. En una sede universitaria es bastante más técnico y se intenta ver en qué se puede avanzar.

-Comentaba la rectora de la UEMC, Imelda Rodríguez, que una colaboración pública-privada es deseable, aunque pueda sonar a utopía. ¿Está de acuerdo?

-Estamos completamente de acuerdo con eso aunque yo, sin embargo, no percibo esa contraposición público-privada. Tenemos una excelente relación con los rectores de las universidades públicas, con todos, y también con los de las privadas, y siempre estamos a disposición y dispuestos a aprender, porque es la única manera de poder avanzar. Esa dicotomía no la veo, al contrario, percibimos una buena colaboración.

Salvador Carmona.
Salvador Carmona. / R. A.

-¿Hay una burbuja de universidades privadas en España, como se observa desde algunos partidos políticos, por ejemplo?

-El tema no va tanto por el número como por el modelo. Si las universidades en general, porque también se han incrementado universidades públicas en ese periodo, van a replicar el modelo de más universidades haciendo lo mismo, efectivamente hay una burbuja. Sin embargo, si podemos establecer modelos diferenciados de universidades, tiene sentido que haya más. Las universidades públicas, muchas de ellas con varios cientos de años, son generalistas, y es normal que así sea. Las buenas universidades noveles, públicas y privadas, tienen posibilidades de éxito en la medida en que se puedan especializar en algún segmento. Que puedan ofrecer algo que sea distinto a lo que está haciendo el resto de universidades públicas y privadas. Replicar el modelo sería, estoy de acuerdo, una burbuja.

-La idea de especialización es algo que se repite bastante. En ese sentido, ustedes tienen muy definido su objetivo.

-La línea nuestra, que tenemos una base que viene de lo que era el Instituto de Empresa, era todo lo concerniente a las Ciencias Sociales, Derecho y Administración de Empresas. Lo que hemos hecho es, sobre esa base, crecer con cosas que pueden ser sinérgicas con las que ya tenemos y que a su vez hacen que no nos escapemos de ese modelo. Por ejemplo, algo en lo que estamos haciendo un esfuerzo ahora es en todo lo relativo a la tecnología. Es muy importante, porque la gran mayoría de los programas de administración de empresas no son muy enfáticos con todo lo relacionado con la tecnología. Nosotros creemos que para estudiantes nuestros de ADE el tema tecnológico es fundamental porque en cualquier empresa a la que se vayan incorporar es necesario ese perfil. A la vez estamos recibiendo sinergias con los programas que ya tenemos. Exactamente igual con Derecho. Hay temas que son recurrentes y por ejemplo el Big Data está cambiando una profesión completa. Lo mío es Economía Financiera y Contabilidad. Lo que es la función que van a tener los auditores en el futuro va a cambiar radicalmente como consecuencia de aplicaciones como el Blockchain o el Big Data. Igual en Derecho. Hay muchísimas sentencias que si tienes una buena base de datos con Big Data se pueden hacer casi automáticamente, así como informes para tus clientes. Exactamente igual con Humanidades. Para nosotros son transversales para toda la universidad y otorga a los estudiantes, que se están formando, con edades de entre 18 y 22 años, la posibilidad de tener una visión holística de la vida.

-Su sistema de enseñanza supone un cambio radical, como demuestra la disposición de las aulas, los espacios abiertos al trabajo colaborativo, los 'labs'...

-Una cuestión importante en el mercado tiene que ver con el trabajo en equipo y hay que intentar implantarlo desde el primer momento. En una universidad como la nuestra, en la que tenemos una amplia diversidad en cuanto a nacionalidades, les sirve además como experiencia intercultural. Si tenemos al profesor con la lección magistral al final no sacan partido de la diversidad y lo que intentamos es que lo hagan. Por eso fomentamos el trabajo en equipo y vamos por la vía de buscar soluciones a problemas reales.

Foto de la última graduación de alumnos de la IE University.
Foto de la última graduación de alumnos de la IE University. / R. A.

-En su caso, en un escenario de bajada demográfica y disminución en la matriculación, apuestan ustedes por un crecimiento sostenido de la matrícula.

-Nosotros ahora mismo, del año pasado a este, hemos crecido un 10% en número de alumnos. Estamos hablando de 850 a 940, son 90 más, no hablamos de cien mil a 110.000. Lo que intentamos es proporcionarles esa educación que los va a formar como persona y que además les va a dar una buena formación de cara a salir al mercado de trabajo. Intentamos hacerlo con grupos reducidos, con alumnos que están muy seleccionados. Intentamos que sean muy buenos intelectualmente hablando pero que además sean gente capaz de aportar a su generación. Es una selección en la que no se observan solo las buenas notas, sino que buscamos que hayan tenido participación en ONG, que han estado fuera, hablan varios idiomas, tocan instrumentos, les gusta el deporte... Y cuando vemos el resumen de los estudiantes que estamos admitiendo, eso es algo que aparece, no solo que tenga un promedio de 9,4.

-También son diferentes en cuanto a los rankings. En algunos (como Fundación CyD) no aparecen, sin embargo se les destaca en otros como el reciente de Times Higher Education.

-El ranking último que ha salido, de empleabilidad, nos sitúa en el puesto 24 del mundo. Una universidad como la nuestra no tiene influencia para organizarnos de manera que se hagan rankings que tengan que ver con nuestro modelo. Jugamos en el terreno que crean los que hacen los rankings. Pero no creo que el ranking sea el objetivo, sino ofrecerles a los alumnos las mejores condiciones, y luego el ranking lo mide. Si nosotros somos capaces de hacer que los estudiantes salgan al mercado de trabajo en buenas condiciones, habrá un ranking que mida eso. A lo mejor hay otros que miden otras cosas, pero para nosotros es fundamental que los estudiantes salgan al mercado de trabajo, se coloquen, lo hagan pronto y en buenas condiciones.

-Pero de esos rankings a veces se extraen conclusiones generales que pueden ser dañinas, como que la universidad española no tiene buen nivel.

-Estoy de acuerdo con eso. La universidad española, en general, es una muy buena universidad. Tiene un problema en general que es que probablemente no se sabe vender bien lo que se hace.

-Eso se parece a lo que dijo hace unos meses el consejero, Fernando Rey, respecto a que las universidades de Castilla y León tienen que aprender a salir bien en la foto de los rankings.

-Es una universidad muy buena. Podía hacer una referencia al discurso que hizo el rector de Salamanca en la apertura del curso universitario. Hay un ranking que se toma como referencia, que es el de Shanghai, que mide sobre todo la investigación y lo hace mediante unos determinados parámetros. Y se suele decir que no hay universidades españolas entre las 200 primeras, pero cuando se mira con cierta perspectiva y se miran los totales y se comparan entre países, se ve que la universidad española no está tan mal. Y por supuesto hay departamentos punteros, tanto en las públicas como en las privadas. Qué ocurre, que también hay un problema de autocrítica, que es normal dentro del sistema universitario. Y creo que se es un poco injusto con el nivel global de la universidad española.

-En el último pacto de titulaciones se hico hincapié en conectar con el entorno socioeconómico, en especializarse a través de los másteres. ¿Cuáles son sus planes inmediatos?

-Este año hemos puesto en marcha dos titulaciones nuevas, Grado en Diseño y Grado en Ciencia Política, Economía y Derecho. El de diseño es un complemento grande al de Arquitectura que tenemos y el otro es transversal dentro de nuestro modelo, que tiene mucho que ver con Relaciones Internacionales, Economía y Derecho. Y que proporciona una gran formación al alumno, que va a entrar en el mercado de trabajo con una gran formación y está teniendo bastante éxito. Pero siempre creciendo en torno a lo que ya tenemos. Para el año que viene tenemos un Grado en Data Science, que está sometido a evaluación, y también el de Ciencias del Comportamiento, que sustituye a Psicología.

Los alumnos salen del salón de actos del Convento de Santa Cruz la Real.
Los alumnos salen del salón de actos del Convento de Santa Cruz la Real. / R. A.

-Parece que se está viviendo una transformación de los grados, cada vez un paso más allá, más especializados que los tradicionales Medicina, Derecho, Ingeniería...

-Es bueno por parte de la universidad, porque nos estamos adaptando al mercado de trabajo. El tema de Diseño es fundamental, la formación de una persona para entrar en una empresa y que pueda tener una visión clara del entorno político, conocimientos de marketing, finanzas, que se maneja bien con temas legales… Son personas que se encuentran en disposición de aprender en un futuro. Los grados se están adaptando a las demandas del mercado de trabajo y haríamos mal si simplemente repetimos lo que siempre se ha hecho. Hay demandas especializadas y la universidad no puede ser ajena a ello.

-Tan especializadas como que en la Universidad Isabel I incluso hay un vicerrector cuya investigación se centra en el ámbito del Derecho y la Tecnología (Protección de Datos).

-Y para esto hay que proporcionar una formación. El análisis para un despacho profesional que tiene que hacer una escritura para una donación, a lo mejor tengo un paquete de escrituras bien clasificadas y miro y no tengo que estar diez horas buscando. Es bueno que se sepa hacer y la universidad es el momento de la formación. La tecnología es fundamental porque está cambiando el mercado de trabajo.

-Acaban de realizar una inversión importante en Segovia. ¿Tienen algo más en mente?

-Los siguientes dos pasos que tenemos ahora aquí son los de los campos de deporte. Si queremos que esto no sea como un instituto en el que los alumnos vienen, reciben clase y se van, es importante para ellos el tema deportivo. Y la segunda es la que no se ve, que es la inversión en tecnología, cableados, disposiciones de acceso a Internet, posibilidad de tener todo tipo de bases de datos… En estas estamos invirtiendo siempre. Hay una parte de un aparcamiento que la estamos haciendo ahora, la obra del claustro, la sala para Arquitectura… No paramos.

-Y eso que el espacio es limitado.

-Pero hay que sacarle el máximo partido que se pueda. Y muy agradecidos a la Diputación por dejarnos el Convento de Santa Cruz y al Ayuntamiento por la Casa de la Moneda.

-En el caso de la inversión que van a acometer en Madrid, ¿cambiará el equilibrio respecto al campus de Segovia?

-No está previsto. De hecho la política de inversiones aquí la estamos manteniendo. El acuerdo respecto de la quinta torre de Madrid se firmó durante el curso académico pasado y este verano hemos realizado la obra más importante aquí, la del claustro principal. La sede central, el Rectorado de la universidad, va a seguir aquí. Y Madrid nos va a permitir ofrecer otras oportunidades a los alumnos. En Madrid hay una gran dispersión de edificios en el sitio en el que está el IE, hay del orden de 23 edificios distintos. Y eso desde el punto de vista logístico es un problema para los alumnos, las clases, los profesores… Y nos permite concentrar en una zona emblemática de Madrid todas las instalaciones. Son dos modelos complementarios de universidad, uno en el que se vive la vida universitaria 24 horas al día y otro en el que hay posibilidades de poder tener contacto con empresas en un entorno más urbano y eso mejora la oferta universitaria que podemos tener.

«Queremos que los profesores no repitan los libros de texto de otros, sino que sean generadores de conocimiento»

-Como en el caso de los demás rectores, la última respuesta la decide usted. ¿Algo que añadir?

-Creo que el modelo de universidad nuestro está muy aquilatado. Estamos moviéndonos siempre en una dirección, tenemos muy claro lo que queremos hacer, ser una universidad internacional, lo que no significa que no queramos alumnos nacionales. Queremos alumnos con vivencias personales grandes, que puedan aportar aquí, y un claustro que acompañe. El año pasado contratamos a tiempo completo a 15 profesores nuevos y de ellos, 14 era internacionales. Tenemos también una gran sensibilidad para todo lo relativo al género. En la última entrada de estudiantes tuvimos más mujeres que hombres. En la contratación de profesorado también tenemos el porcentaje más alto de mujeres que hay en el mapa universitario. Y esto creo que es muy importante. Y hay un elemento muy importante para los estudiantes, junto a la internacionalidad y la diversidad, que tiene que ver con todo lo relativo a las posibilidades de anticipar la forma de pensar de las siguientes generaciones. Por eso les proporcionamos las prácticas, los labs, para que puedan ir viendo lo que se van a encontrar desde el momento en que ya están aquí. Nos estamos moviendo en esa línea, vamos poco a poco, somos una universidad pequeña. Y también me gustaría enfatizar la parte del profesorado. Creo que tenemos un profesorado extraordinario, internacional… Intentamos reclutar un profesorado que aporte todo lo relativo a la generación del conocimiento. No es, como se diría en inglés, una ‘teaching institution’, sino una institución generadora de conocimientos, y que los profesores no repitan los libros de texto que han hecho otros, sino que aporten su propia generación de conocimiento.

-Enrique Dans, uno de sus profesores, experto reconocido en tecnología, hablaba en su blog de lo que significaba ser docente en IE.

-Tenemos una metáfora que utilizamos mucho y que sirve para resumir toda la universidad. Viene de 'Alicia a través del espejo', cuando la Reina de Corazones y Alicia se están moviendo en el tablero de ajedrez. Alicia dice ‘me estoy moviendo pero el tablero se está moviendo también’. Y la Reina le dice ‘en tu país vais muy lentos, en el mío tienes que andar todo lo rápido que tú puedas para quedarte en el mismo sitio’. Esa es la frase que resume cómo es la universidad, hay que hacer todo lo posible para seguir en el mismo sitio porque si no, la vida es muy dinámica y te supera.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos