Los pinares quemados en Navalilla necesitarán 30 años para recuperarse

Tareas de extinción del incendio. /Tanarro
Tareas de extinción del incendio. / Tanarro

El fuego, que arrasó 402 hectáreas y alcanzó el nivel 2 de peligrosidad, continúa activo aunque controlado

EL NORTE Segovia

El incendio que se declaró hace una semana en Navalilla (Segovia) sigue activo aunque controlado desde el pasado viernes y ha arrasado 402 hectáreas de pinares, que según el delegado territorial de la Junta, Javier López-Escobar, pueden tardar 30 años en recuperarse.

En declaraciones a Efe, López-Escobar ha explicado que se establecerán las medidas de restauración del pinar, aunque tal y como ocurrió con el de Honrubia de la Cuesta en 2008, que calcinó cerca de 1.100 hectáreas, "no comenzarán a verse resultados al menos en diez años y pasarán treinta para recuperar el pinar maduro ordenado y en producción que había».

Más información

Era una zona «muy valiosa y productiva que generaba decenas de millones de euros al año» en sus distintas explotaciones, tal y como ocurre con la mayoría de pinares de la provincia que están "limpios, bien cuidados y explotados por las industrias resinera, maderera o la caza, entre otras", ha referido.

En estos momentos continúa trabajando para la completa extinción de los puntos calientes que se mantienen una atobomba de la Junta de Castilla y León que permanecerá hasta que los técnicos «estén completamente seguros de que no existen riesgos».

Y aunque lo habitual es que un incendio de esta magnitud se declare extinguido en una semana, según el delegado, en esta ocasión la sequía, la cantidad de resina, la elevada energía que ha tenido el incendio y el nuevo ascenso de las temperaturas hacen que haya que «extremar la precaución».

El fuego obligó al desalojo durante varias horas del municipio de Cobos de Fuentidueña y de una treintena de vecinos de San Miguel de Bernuy y provocó que un tramo de la CL-603 permaneciera cortado al tráfico en ambos sentidos durante la tarde del miércoles.

Las llamas se originaron a 500 metros de Navalilla, pero se propagaron con rapidez y las investigaciones han determinado inicialmente, según López-Escobar, que el origen se encuentra en un cristal, depositado junto a otros residuos en una finca próxima a Navalilla, que ha podido hacer de lupa.

El incendio alcanzó el nivel dos de peligrosidad y en su extinción han trabajado la Unidad Militar de Emergencias y decenas de medios aéreos y terrestres del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente y de la Junta de Castilla y León.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos