Más de 150 agricultores demandan en la calle ayudas directas contra la sequía

Concentración de agricultores a los pies del Acueducto, este jueves. / Antonio Tanarro
Segovia

Unión de Campesinos calcula que los perjudicados en la provincia de Segovia rondan los 3.500 o 4.000

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPESegovia

Unión de Campesinos de Castilla y León (UCCL) en Segovia ha logrado congregar a más de 150 personas en su primera movilización a pie de calle para reclamar a las administraciones ayudas directas para paliar las pérdidas que sufre el campo en una campaña marcada por la sequía y los bajos rendimientos.

El coordinador provincial de la organización agraria, Juan Manuel Palomares, ha arremetido contra la Junta de Castilla y León y el Gobierno central por «hacer oídos sordos» a su reivindicación. Cree que las explotaciones más pequeñas y los propietarios más jóvenes que están empezando son los más damnificados por las medidas adoptadas hasta ahora. En total, Palomares cree que la cantidad de afectados en la provincia está en torno a los 3.500 o 4.000.

Es un círculo vicioso. Si la solución planteada por la Junta pasa por pedir préstamos a bajo interés está condicionada por la solvencia del titular que demanda la ayuda, el resultado es en muchos casos la negativa del banco de turno a la concesión. Palomares apunta que alrededor de tres de cada cuatro solicitudes son denegadas tras el informe de la Sociedad Anónima Estatal de Caución Agraria (Saeca).

«El problema es que los que solicitan el préstamo no son solventes», reitera el representante de UCCL en Segovia. Es la pescadilla que se muerde la cola. Y es que en un principio, las peticiones debían ir avaladas por la citada sociedad. Luego se modificó el decreto que regula esta medida de ayuda al campo y la administración pasó a los bancos la determinación de otorgar el préstamo o no, algo harto complicado si ya se cuenta con el informe desfavorable de Saeca, expone el coordinador provincial de Unión de Campesinos.

De ahí que la acción de protesta llevada a cabo este jueves por la organización haya estado presidida por la reclamación de ayudas directas para los profesionales. Palomares asegura no comprender cómo la Junta de Castilla y León sí ha autorizado esos apoyos económicos en otros casos, como Campofrío, Fasa Renault o Embutidos Rodríguez.

El sistema Minimis

Unión de Campesinos propone acudir al sistema Minimis que ofrece la Unión Europea y al que ya han recurrido Francia o La Rioja, por ejemplo. Esta línea ofrece a los países miembros ayudas por circunstancias «excepcionales» que alcanzan los 15.000 euros en tres años por cada titular. Sin embargo, Palomares lamenta que «no se ha está poniendo en marcha nada» para paliar las pérdidas causadas en el campo por una situación anormal de sequía prolongada.

De hecho, en cereales y cultivos herbáceos, el coordinador provincial de la organización agraria cifra la merma del rendimiento con respecto a un año normal en un 65% o 70%. Cabe recordar que en una campaña tipo el provecho se sitúa en torno a 2.500 kilos por hectárea.

El panorama en la zona de viñedos de Rueda es mucho peor, advierte Palomares, donde «se ha perdido casi todo». Tampoco le ha ido mejor al cultivo de forrajes, con reducciones del rendimiento del 85%, que en el caso de los pastos son pérdidas que rindan el 65%. «Esto encarecerá las materias primas y los alimentos», llama la atención el representante de UCCL en Segovia, por lo que augura una próxima campaña muy difícil.

Las tres organizaciones profesionales agrarias de Castilla y León -UCCL, UPA y Asaja- acordaron movilizaciones provinciales durante esta semana para demandar esas ayudas directas. En esa actuación conjunta hay prevista una manifestación el día 30 de este mes en Valladolid.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos