Pedro Palomo: «El Ave nos ha beneficiado, pero puede ser un arma de doble filo»

Pedro Palomo. /A. de Torre
Pedro Palomo. / A. de Torre

El presidente de la Cámara de Comercio de Segovia echa en falta el túnel entre Chamartín y Atocha

Carlos Álvaro
CARLOS ÁLVAROSegovia

El presidente de la Cámara de Comercio de Segovia, Pedro Palomo, subraya el «gran beneficio» que ha supuesto poner la ciudad a 25 minutos de Madrid con un servicio rápido y extraordinario, pero también advierte del «efecto boomerang» que la alta velocidad está teniendo, pues favorece los desplazamientos de trabajadores a Madrid, con la consiguiente conversión de Segovia en ciudad dormitorio. De todas formas, el tren veloz es una infraestructura avanzada que ha situado a Segovia en el mapa. Los segovianos lo utilizan cada vez más. Si en 2008, la línea Madrid-Segovia registró 318.452 pasajeros en trenes de media distancia, en 2015, la cifra alcanzó los 816.297 usuarios.

–¿Cómo ha repercutido en el sector industrial y comercial?

–Creo que hay un antes y un después del Ave. El tren ha repercutido de forma positiva y favorable. Desde la época de los romanos, las comunicaciones favorecen el intercambio de conocimientos y el florecimiento económico. Es muy importante estar a tan solo 25 minutos de Madrid, pero lo es más estar en el mapa ferroviario español. Cada vez hay más destinos (León, Valencia, Alicante...) y esto es muy bueno para Segovia, que tiene ventaja en comparación con otras ciudades similares, como Soria o Ávila. El Ave nos ha venido muy bien, pero tampoco debemos olvidar que puede ser un arma de doble filo. Ahora es más fácil poder trabajar en Madrid y corremos el riesgo de convertirnos en una ciudad dormitorio. Tenemos, pues, que mejorar la oferta laboral, inmobiliaria y cultural para que la gente no se vaya a Madrid o Valladolid. También es una pena, por ejemplo, que todavía no haya un túnel entre Chamartín y Atocha –porque lo ideal sería montarse en Segovia y enlazar directamente con Barcelona, Valencia o Sevilla– y un ramal entre Chamartín y el aeropuerto de Barajas, uno de los más importantes de Europa.

–¿El transporte de mercancías sería la asignatura pendiente?

–Los empresarios de Segovia lo llevamos diciendo desde hace años, desde que perdimos la línea entre Segovia y Medina. El problema es que el transporte ferroviario de mercancías no funciona bien en España. Somos un país netamente importador, a diferencia de otros, como Francia, que sí utilizan este tipo de transporte. En Segovia, por ejemplo, vendría muy bien trazar un ramal de mercancías hasta el polígono de Valverde del Majano que permitiría abaratar los costes y reducir o suprimir el transporte más contaminante.

–¿Echa en falta otras frecuencias horarias, otros destinos?

–La línea ferroviaria es un servicio público. Por lo tanto, no solo debe atenerse a la rentabilidad económica, sino que tiene que dar prioridad a otros aspectos. Es cierto que hay horarios que no tienen parada. En horas punta, el servicio está bien, en líneas generales, pero hay otras horas del día que ni siquiera lo tienen. Técnicamente, la estación de Segovia requiere una parada corta y sería muy ventajoso que tuviera algunas frecuencias más. Por otra parte, estamos encantados de que el Ave pare en Segovia, pero la estación está alejada del centro de la ciudad. Hay gente que se queja de que tarda menos de la estación a Palencia que del Azoguejo a la estación. Si hubiera un ramal directo al centro o un tranvía, el beneficio sería grande. Repercutiría incluso en el turismo.

–¿Cómo cree que ha influido el Ave en el resto de la provincia?

–Ha influido sobre todo en los pueblos del alfoz, en las zonas cercanas a la capital. Es obvio, aunque también haría falta un ramal que uniera la estación Segovia-Guiomar con la carretera de La Granja. Donde no ha repercutido nada es en el nordeste o en la Tierra de Pinares.

–¿Necesita la provincia otros servicios ferroviarios?

–Por ejemplo, la recuperación de la línea Madrid-Aranda. El nordeste está muy abandonado. Sería vital que volviera a funcionar esa línea. También el noroeste está muy alejado de la influencia del Ave. La supresión de la línea Segovia-Medina del Campo dejó a muchos pueblos sin ferrocarril, y el ferrocarril vertebraba toda esa parte de la provincia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos