Patrimonio pone en solfa las obras de la Casa de la Lectura

Sala de la antigua capilla barroca en la Casa de la Lectura. /Tanarro
Sala de la antigua capilla barroca en la Casa de la Lectura. / Tanarro

La Junta enviará un escrito al Ayuntamiento con las opiniones contrarias vertidas en la última reunión, aunque descarta sanciones

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPESegovia

El acabado de ciertas estancias interiores de la Casa de la Lectura, inaugurada por todo lo alto hace unos días, ha sembrado bastante malestar en el seno de la Comisión Territorial de Patrimonio. Así se puso de manifiesto en la última reunión que celebró este organismo. El delegado de la Junta de Castilla y León en Segovia, Javier López-Escobar, confirma la exposición de discrepancias con respecto a la rehabilitación y acondicionamiento de la antigua sede de la biblioteca pública de la Calle Real.

Recuerda que el espíritu de la comisión es la salvaguarda de los bienes culturales, artísticos, arquitectónicos e históricos; en definitiva, velar para que esos valores no se menoscaben. El delegado explica que, «con carácter general, cualquier intervención en un Bien de Interés Cultural [como lo es el edificio de la Casa de la Lectura] requiere de la comunicación de la ponencia técnica o de la Comisión Territorial de Patrimonio». Pone el ejemplo del particular que hace obras en su casa, en un entorno con la declaración oficial de protección. Esa actuación ha de pasar por alguno de los órganos: la ponencia o la comisión.

El rojo de la capilla barroca

El responsable autonómico deduce que la intervención para alumbrar la ahora Casa de la Lectura «tendría que haber sido autorizada»;aunque algunos miembros de la comisión ya tenían conocimiento del proyecto por su ejercicio en «otros papeles no oficiales». La diana de los dardos lanzados en la reunión fue el color rojo de la antigua capilla barroca del edificio. Las críticas pusieron en solfa la pintura de sala y la cartelería identificativa colocada a la entrada y en las estancias.

La Junta va a remitir un escrito al Ayuntamiento con las opiniones de la comisión. En él se le recordará que estas actuaciones «deben llevarse por el cauce administrativo normal», amén de que «algunas intervenciones podrían no haber respetado los valores arquitectónicos». Aunque ahí entra en juego el grado de subjetividad, por lo que ese rechazo a la remodelación no formó parte del orden del día y sí tuvo cabida en ruegos y preguntas. López-Escobar quita hierro y sostiene que no se quiere ir a ir más allá de la mera notificación, por lo que en principio descarta sanciones.

Fotos

Vídeos