Parques Nacionales ultima una nueva oportunidad para el Real Aserrío de Valsaín

Edificio histórico del Real Aserrío. /El Norte
Edificio histórico del Real Aserrío. / El Norte

Volverá a licitar el contrato para explotar la fábrica que transforma uno de los mejores recursos forestales de Europa

CLAUDIA CARRASCALSegovia

Los pinares de Valsaín son uno de los principales activos de la comarca y una marca de garantía para las empresas de la zona que utilizan su madera. El sello exclusivo de ‘Maderas de Valsaín’, que goza de las certificaciones internacionales de mayor prestigio, se debe a que los suelos, el clima y la situación otorgan a este material una calidad elevada. Los pinos silvestres, que abundan en estos montes públicos de 10.668 hectáreas, son de tronco cilíndrico esbelto y recto, alcanzan alturas superiores a los 40 metros y más de un metro de diámetro. Esta especie tiene su edad de corta cuando el ejemplar llega a los 120 años y se realiza mediante aclareo sucesivo por bosquetes.

El Real Aserrío de Valsaín, que inició su andadura bajo el patrocinio de la Corona en 1884, era el encargado de gestionar y procesar la madera de este pinar con todas las garantías de calidad y en sus inicios con máquinas accionadas a vapor. Hoy en día, su actividad está paralizada y el centro abandonado a la espera inquilinos. Este inmueble perteneció a Patrimonio Nacional y en 1982 fue transferido al Instituto Nacional para la Conservación de la Naturaleza (ICONA). Tras varias remodelaciones, la última, realizada por el ingeniero Forestal Fernando Espiga Valenciaga, comenzó en 1985 y supuso su completa automatización. Dotado con una moderna maquinaria para el proceso de producción, llegó a transformar alrededor de 30.000 metros cúbicos de madera al año.

En octubre de 2005, se produjo un incendio que afecto totalmente a la maquinaria y parcialmente al edificio que la albergaba. Desde entonces el Aserradero no ha vuelto a recuperar su esencia. La actividad se paralizó hasta 2010, pero solo funcionó dos años más por falta de rentabilidad. En 2015, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente adjudicó la gestión a la Unión Temporal de Empresas (UTE) Valsaín, formada por Accuere Inversiones y Carbones Sepiolitas, tras dos intentos fallidos para licitar el contrato. Este último, también supuso un fracaso empresarial y a los pocos meses volvieron a quedar cerradas las puertas del Real Aserrío de Valsaín. Una tercera licitación está a la vista, según comenta el alcalde del real Sitio, José Luis Vázquez.

Esfuerzos

Luis Comyn considera que no se han hecho los esfuerzos suficientes para sacar a flote el Real Aserrío, y lamenta que la inversión de unos tres millones de euros que hizo en su día el Ministerio para su remodelación se esté quedando obsoleta sin ni siquiera darle uso.

«El pino de Valsaín es el mejor de su especie en Europa y posiblemente en el mundo, y el Aserradero garantizaba su control y calidad; sin embargo, ahora se sigue explotando su madera, pero no ha logrado consolidarse como una referencia internacional como debería de ser», asevera el presidente de los empresarios madereros. Aunque por el momento no existe un proyecto de reactivación, Parques Nacionales tiene previsto licitar un nuevo contrato.

El alcalde del Real Sitio asegura que la tercera licitación del contrato se hará «de forma inmediata», probablemente a finales de enero o principios de febrero. Vázquez lamenta que no prosperase el anterior proyecto empresarial, pero agradece a Parques Nacionales «que facilite la iniciativa privada, ya que la pública no es posible, y que tarde o temprano sea posible de nuevo cerrar el ciclo de la transformación de la madera en un lugar como los Montes de Valsaín, que es emblemático por la gestión forestal».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos