«Pablo Iglesias me parece un 'bluff', ha caído en sus propios tópicos»

Marta Robles, ayer en la Feria del Libro de Segovia.
Marta Robles, ayer en la Feria del Libro de Segovia. / Antonio Tanarro

Marta Robles, que presentó su novela en la Feria del Libro, afirma que «es muy difícil tratar el sexo sin caer en ser ñoño o muy soez»

QUIQUE YUSTESegovia

La periodista y escritora madrileña Marta Robles debuta en el género de la novela negra con ‘A menos de cinco centímetros’, una obra que cuenta con varias tramas y está inspirada en la mayor organización de trata de mujeres de la historia.

¿Con qué sensaciones ha abordado su primera novela negra?

Fotos

–Las sensaciones son estupendas. Me he sentido muy cómoda. Llevo 26 años escribiendo y quería esperar a tener una historia lo suficientemente seductora y completa desde el punto de vista narrativo como para no defraudar al lector. La respuesta está siendo extraordinaria, por lo que estoy muy feliz.

¿Le tenía ganas al género?

–Me gusta desde mis lecturas de niña. Es un género que tiene mucho que ver conmigo, con mi personalidad y con mis vivencias. He tardado un tiempo en escribir novelas de este tipo porque en mi carrera literaria he ido paso a paso, empezando con temas de no ficción, adentrándome después en la ficción y esperando el momento adecuado para tener la historia y meterme en el género negro.

Una historia con un tema duro...

–Muchos temas muy duros. Es una historia con una trama de la que cuelgan muchas subtramas. La principal es de asesinatos, con un supuesto asesino múltiple al que tiene que perseguir un detective desencantado. Hay mucha pasión, mucha seducción y un sexo no para calentar las páginas, sino para situar a los personajes. De las subtramas también cuelgan muchas cosas, por ejemplo una trama de trata de mujeres y niñas, guerras, represión... Es una novela que se devora con enorme rapidez, pero que no se olvida con la misma.

¿Qué ha sido lo más complicado?

–Una vez que encontré la historia y organicé la estructura narrativa el resto fue bastante fluido. Pero ha habido dos aspectos complicados. Uno es que quería que la voz principal, masculina, sonara verosímil. Luego también ha sido difícil escribir escenas de sexo. Es muy difícil tratar el sexo sin caer en ser ñoño o muy soez. Cada uno tiene su fórmula y la mía es escoger el lenguaje con cuidado y delicadeza.

¿Es esta su obra más completa?

–Es mi último hijo. Creo que en esta novela he dado un paso sustancial. Es una novela en la que yo me encuentro mucho más madura literariamente y creo que es el principio de un modo de contar.

¿Continuará por el mismo género en el futuro?

–De momento sí. Estoy con el siguiente caso de Roures (el detective protagonista de esta novela).

Uno de sus primeros libros fue la biografía de la política socialista Carmen Romero, ¿le apetece volver a ese género?

–En absoluto. No tengo ningún interés. Desde 2001 todo lo que he escrito ha sido de ficción. No me divertiría haciendo una biografía.

¿Encuentra en la actualidad algún político que sea merecedor de una biografía?

–No quiero hacer biografías, y menos de políticos. En alguna ocasión me lo han ofrecido y no me interesa en absoluto. Pienso que mientras ejercen como políticos no deberían tener una biografía.

¿Pablo Iglesias le sigue pareciendo un ‘bluff’, como ha declarado en alguna ocasión?

–Sí. A mí me ha pasado como a muchos españoles. Al principio era una figura nueva y distinta, pero luego descubrimos cosas que nos gustaban menos. Ha caído en sus propios tópicos.

Fotos

Vídeos