El orgullo veterano se cita en la Academia de Artillería

Marino Martínez Para se dirige al público tras recibir el Premio San Hermenegildo de la Real Hermandad de Veteranos de las Fuerzas Armadas y de la Guardia Civil. /Antonio Tanarro
Marino Martínez Para se dirige al público tras recibir el Premio San Hermenegildo de la Real Hermandad de Veteranos de las Fuerzas Armadas y de la Guardia Civil. / Antonio Tanarro

La Real Hermandad de Veteranos de las Fuerzas Armadas y de la Guardia Civil entrega dos medallas al mérito y el premio San Hermenegildo

EVA ESTEBANSegovia

Para la Real Hermandad de Veteranos de las Fuerzas Armadas y de la Guardia Civil en Segovia, celebrar la festividad de su patrón, San Hermenegildo, supone un motivo de júbilo y alegría no solo para aunar fuerzas en torno a la agrupación, sino también para recordar y rendir homenaje a aquellos que prestaron su vida al servicio de la sociedad. Un año más, la asociación ha honrado en la mañana del viernes a su patrón con la celebración de una ceremonia religiosa y con la entrega de las pertinentes condecoraciones a aquellos que son «dignos de su recibimiento», tal y como ha apuntado el presidente de la Real Hermandad, Jesús Arévalo.

Uno de los momentos más emotivos llegó cuando el coronel director de la Academia de Artillería, José María Martínez Ferrer, ha otorgado el Premio San Hermenegildo al excoronel Marino Martínez Para como reconocimiento a su incansable trabajo al servicio de los segovianos «de forma gratificante» durante «más de 45 años». En este acto, además, se han entregado las Medallas al Mérito a Ciriaco Rubio Andrés y Juan Francisco García Baeza. «Intuía que era una persona mayor, pero después de esto ya lo dejo constatado», ha reconocido el excoronel entre risas. Como «colofón» a una intensa jornada repleta de emociones, Arévalo ha destacado el «detalle» que el pintor zamorano José Miguel Calzada ha tenido con la delegación al crear una «pintura maravillosa por su estrecha relación con varios miembros».

Aunque han pasado casi tres meses desde que la asamblea provincial aprobara por unanimidad su condecoración «por ser el socio de mayor edad», a Martínez Para aún le cuesta creerse que haya sido el elegido para recibir esta distinción. «El premio se da a una persona o competencia que ha sido el mejor, pero yo no he hecho nada», ha afirmado. Es «más de escuchar que de hablar», pero el excoronel, con un emotivo y conmovedor discurso, ha despertado los mejores aplausos del más de medio centenar de personas que ha abarrotado la sala para arropar a los galardonados. Martínez Para tiene 93 años y, aunque lleva «más de veinte años retirado», ha mantenido una estrecha relación tanto con miembros como exmiembros de la agrupación. «Más que el reconocimiento a una trayectoria, es el reconocimiento a la supervivencia», ha subrayado. «La Real Hermandad, que tanto me ha dado, hoy me entrega este premio. Está más viva que nunca y tenemos que mantener entre todos», ha proseguido un emocionado Martínez Para.

También ha tenido tiempo Martínez Para para recordar los tres factores que han sido «fundamentales» a lo largo de su trayectoria profesional: la actitud que ha tenido ante la vida, la profesión que ha ejercido de forma «muy gratificante» durante todos esos años y su familia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos