Seguridad ciclista

«Uno de los ocupantes del coche salió por la ventanilla y me golpeó una pierna»

Sergio de la Calle posa, junto a su bicicleta, tras el accidente sufrido mientras realizaba el reto de los seis castillos.
Sergio de la Calle posa, junto a su bicicleta, tras el accidente sufrido mientras realizaba el reto de los seis castillos. / Antonio Tanarro

El ciclista Sergio de la Calle salió ileso de un susto con un vehículo a motor mientras se enfrentaba al reto de los seis castillos sobre su bicicleta

ÓSCAR SAN JOSÉ HERRERO Segovia

Los accidentes en la carretera están a la orden del día, da igual la época del año o el lugar. Más si cabe con ciclistas de por medio. La razón definitiva se desconoce, aunque suelen hacerse balances similares siempre que la tragedia o el susto hacen su aparición: mala señalización, escasos metros de carril bici, poca visibilidad, minimización de la figura del ciclista, malas prácticas en carretera por parte de unos y otros… En cualquier caso, lo cierto es que se trata de una problemática cada vez más sonada. Y con razón.

Sergio de La Calle (Segovia, 7 de junio de 1978) lo sabe bien. Segoviano y ciclista, su espíritu competitivo y su pasión por las dos ruedas le impulsaron a enfrentar un desafío que le valió un susto considerable con un coche mientras montaba su bicicleta. Todo esto sucedió el pasado domingo día 9. Se trataba del reto de los seis castillos, como él mismo lo llamó cuando tuvo la idea y se lanzó a diseñar el recorrido, y consistía en realizar una ruta prefijada pasando por seis de los emblemáticos edificios históricos de la provincia de Segovia y volver a la ciudad de partida pedaleando.

El reto en números

6 eran los emblemáticos castillos por los que discurría la ruta: Alcázar de Segovia (salida), Pedraza, Castilnovo, Turégano, Cuéllar, Coca y Alcázar (llegada).

216 eran los kilómetrso inicialmente previstos en la hazaña.

160 fueron los kilómetros que logró completar tras sufrir el golpe.

La prueba, que bien podría catalogarse de una mezcla curiosa de deporte y gusto por el patrimonio, terminó por enturbiarse. A mitad de recorrido, un vehículo a motor dio el susto cuando uno de sus ocupantes salió por la ventanilla golpeando su pierna izquierda. Curiosamente fue la contraria a la del tatuaje, en el que quiso grabar con tinta los diferentes puertos que componen la Marcha Ciclista Perico Delgado, la primera a la que se presentó hace ya año y medio. Pasión. El percance quedó en un susto, aunque empañó una jornada de emoción y volvió a sacar a la luz la problemática existente en torno a la seguridad ciclista.

De la Calle, que forma parte del C.D. Triatlón Lacerta de Segovia, asegura que decidió meterse en este mundo por imitación. Circunstancias de la vida, el trabajo hizo que lo descubriese y quisiese entrar a formar parte del siempre reducido número de personas que lo practican frente a otras disciplinas. De eso a plantearse un desafío semejante hay un trecho, pero todo es empezar. Asegura que «tras leer un artículo en prensa sobre los seis castillos de la provincia, se me ocurrió unir los históricos edificios» en una ruta trazada por él mismo sobre el mapa. El recorrido, como no, lo haría en bicicleta. 216 kilómetros con un perfil mayoritariamente llano que ofrecía las condiciones perfectas para poner a prueba la resistencia. El punto de partida y el final del trayecto eran el mismo, el Alcázar de Segovia, que al parecer no sólo sirvió de inspiración a Walt Disney. Entre medias, los castillos de Pedraza, Castilnovo, Turégano, Cuéllar y Coca.

Le gustan las cosas difíciles. Según cuenta, «la primera mitad de la ruta transcurrió sin mayores problemas y de acuerdo a los planes previstos». Él mismo se refiere a sus sensaciones como «muy positivas durante el arranque de la mañana, con la mente puesta en pedalear». El incidente, que asegura se produjo entre las localidades de Lastras de Cuéllar y Hontalbilla, rompió con la dinámica que llevaba hasta ese momento e impidió que terminase según lo previsto. Desde entonces, de la Calle se descolocó por completo y el recorrido -irónicamente llano- comenzó a hacerse cuesta arriba. Una paradoja de las que no gustan.

Sin embargo, la cuestión va más allá y llega hasta el ámbito siempre difuso y controvertido de la seguridad vial del ciclista. Afirma que «el miedo no fue por no poder finalizar el desafío, sino por mi propia integridad». Nunca le había sucedido nada semejante y ve Segovia como una ciudad más segura que otras en ese aspecto, aunque afirma habérselo planteado como conductor y como ciclista y le parece tarea difícil. En algunos casos, pese a ser un colectivo generalmente concienciado, son los propios ciclistas quienes no cumplen las normas. Otras, como no, son los vehículos a motor.

Búsqueda de soluciones

La solución implica el equilibrio de las partes, pero también algo más. Después del fallecimiento en mayo de 2015 del ciclista Antonio Llorente Illera, uno de los fundadores del club local 53x13 en 1981, y la consiguiente movilización que supuso, la ciudad no ha vuelto a hacerse oír. Hacer ruido para visibilizar el tema es una opción, como dice De la Calle. La otra, dejarlo estar y que sigan su curso los acontecimientos. Es el eterno debate entre reivindicar o callar. Segovia, en su opinión, «está más bien parada en ese sentido y cree que debería cambiar», lo que tal vez pueda ser entendido como un llamamiento.

«En Segovia hace falta hacer más ruido y movilizarse en cuestiones como ésta» Sergio de la calle

La firmeza del segoviano, que asegura que volverá a montarse sobre el sillín para enfrentar de nuevo lo que se le ponga por delante y terminar el reto, demuestra que las ganas siempre vencen al miedo. No obstante, lo que en su caso quedó en un susto puede en ocasiones transformarse en abandono. La seguridad sobre la bicicleta y toda la problemática que la rodea siguen estando ahí, por lo que el debate y la búsqueda de soluciones se antojan más vigentes que nunca. Y es que, en el fondo, son el paso más importante en una cuestión que, más a menudo de lo que suele reconocerse, se reduce a un pulso entre la vida y la muerte.

«Volveré para terminar el reto y enfrentarme a lo que se me ponga por delante» SERGIO DE LA CALLE

Fotos

Vídeos