Las obras para arreglar la calle San Juan condicionarán el tráfico hasta enero

Un autobús de transporte urbano sube por la calle San Juan, donde se observa el gran deterioro del pavimento. /A. De Torre
Un autobús de transporte urbano sube por la calle San Juan, donde se observa el gran deterioro del pavimento. / A. De Torre

Contratación propondrá el martes a la empresa de las once concursantes que ejecutará proyecto

MIGUEL ÁNGEL LÓPEZ Segovia

El proyecto es para acometer la rehabilitación integral de la calle San Juan, la principal vía de entrada al recinto amurallado (para el tráfico). Es una reurbanización completa, con la renovación total del pavimento, la sustitución de las redes de saneamiento y abastecimiento, la eliminación del cableado aéreo y la instalación de un nuevo alumbrado, entre otras actuaciones. Comprende el tramo completo de la calle desde la plaza de Artillería hasta la de Conde de Cheste, además del primer tramo de San Agustín, entre el Palacio de Quintanar y el Palacio de Justicia. Está calificado como de 'urbanización integral' porque afectará a toda la calle y sus instalaciones y será el más amplio de los acometidos en esta vía desde su ensanche en la primera mitad de la década de 1960, cuando fueron derruidas las casas del lado izquierdo. Y será un incordio para los ciudadanos durante su ejecución, pues condicionará el tráfico durante los siete meses de su duración prevista.

Las obras (y la necesaria remodelación del tráfico) estarán presentes en la calle San Juan hasta enero. Por mucha prisa que se dé la empresa contratista (y la Concejalía de Obras le pedirá que acorte en lo posible los plazos) los trabajos no comenzarán hasta bien entrado el mes de junio. Primero, la mesa de contratación tendrá que determinar la oferta más ventajosa de las once presentadas, y este órgano municipal no se reunirá hasta la próxima semana, pues su decisión se ha retrasado al requerir a una de las empresas concursantes que justificara la baja de su oferta. Después, la propuesta de contratación tendrá que aprobarla el Ayuntamiento y, cuando sea firme la adjudicación, la empresa designada dispondrá de un mes para presentar toda la documentación y firmar el contrato.

Solo después de estos trámites se realizará el replanteo de las obras para que puedan comenzar los trabajos, que de este modo se prolongarán hasta enero y que en los cuatro primeros meses, según el plan de obras del proyecto, consistirán en levantar el pavimento, el movimiento de tierras y la renovación de la red de saneamiento.

Antes de eso también habrán de acordarse las medidas de tráfico, que deben garantizar en todo momento el paso de los servicios de emergencias y está por decidir cómo afectarán durante los siete meses al transporte urbano y al acceso de vehículos de los residentes. Lo harán la concejala de Obras, Paloma Maroto, los técnicos del departamento y los de Movilidad, la Policía Local y la empresa adjudicataria, aunque la edil señala que la Policía Local y los técnicos llevan tiempo trabajando en ello. Se trata de regular el acceso y la señalización, que probablemente incluirá semáforos provisionales, de acuerdo con el proyecto aprobado, en el que ya se indica que «no es posible plantear un corte total de la calle de San Juan al ser ésta la única vía que permite el acceso de ciertos vehículos de emergencia al centro del casco antiguo».

Plan de trabajo

En el plan de obras, los trabajos en los firmes y pavimentos se contemplan entre mediados del segundo mes y mediados del séptimo, y los últimos quince días se dedican a instalar la señalización horizontal y vertical; el cuarto y el quinto mes comprenden la renovación de la red de alumbrado, y de mediados del tercero a mediados del quinto la de saneamiento. La limpieza y reparaciones de cantería (en el muro de piedra caliza de la acera derecha) se realizarán entre el quinto y el sexto.

Ya que el pavimento está agotado (como indica la memoria del proyecto, por el efecto del tráfico intenso, el movimiento de los adoquines y la entrada de agua a la base) será necesario instalar un nuevo firme que en conjunto tendrá un grosor de 50 centímetros. El proyecto prevé primero la demolición del pavimento y la acera del lado izquierdo, así como sus bases de hormigón.

Y dado que las redes de saneamiento y abastecimiento son muy antiguas, serán renovadas por completo. No están en mal estado ni las redes de Telefónica ni la eléctrica de baja tensión, pero al discurrir por las fachadas y ser visualmente desagradables serán retiradas de las paredes y soterradas, como las de Ono-Vodafone, que ya son subterráneas pero necesitan ampliación. Estos trabajos, con la aportación de materiales por las empresas, se realizarán en el último periodo de obras.

El murete de caliza será tratado con chorro de arena y las zonas dañadas, serán reparadas con trabajos de cantería; otra actuación muy visible será el ensanche de la acera en la curva superior en unos 40 centímetros (para conseguir los 1,2 metros que marca la ley de accesibilidad), eliminando señales que quitan anchura y dejando una calle de siete metros; las bajantes se conectarán a la red de saneamiento, y el alumbrado público (muy antiguo, igual que el cuadro eléctrico del muro del paseo de Santo Domingo de Guzmán) también será renovado y las viejas lámparas de vapor de sodio de 150 watios serán sustituidas por otras led de 60 watios, con una doble red, una para alumbrado funcional y otra para la futura remodelación del alumbrado ornamental.

Con este proyecto, dadas sus características, la calle San Juan estaría en condiciones al menos 30 años.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos