La Sociedad Micológica pide más controles y mayor efectividad

Un recolector en un monte. /El Norte
Un recolector en un monte. / El Norte

Los permisos recreativos seguirán permitiendo un máximo de cinco kilos por persona y día

C. C.Segovia

La Junta de Castilla y León publicó el pasado 9 de octubre un nuevo decreto en el Bocyl que regula la recolección de setas y garantiza el equilibrio entre los derechos de los propietarios de los terrenos productores y las costumbres de recolección libre. Este reglamento establece el límite de recolección en tres kilos por persona y día, pero solo en aquellas zonas que no estén reguladas ni acotadas por propietarios ni por las administraciones correspondientes. Sin embargo, estas áreas serán muy escasas en la Comunidad, según Saiz, por lo que esta restricción no supondrá grandes cambios. Los permisos recreativos seguirán permitiendo un máximo de cinco kilos por persona y día.

El presidente de la Sociedad Micológica Segoviana, Ramón Saiz, defiende que este decreto es positivo e insiste en que los controles tienen que incrementarse y ser más efectivos, ya que considera injusto y muy perjudicial que siga habiendo gente que recolecta sin permisos y empleando técnicas no permitidas sin consecuencias.

Otra de las preocupaciones que manifiesta a raíz de este decreto es por el procedimiento para acreditarse como entidad colaboradora. Confía en que los trámites sean sencillos, al igual que los requerimientos, ya que esta asociación está compuesta por aficionados y no por científicos. De no incluirse a la Sociedad Micológica en esta categoría solo podrían coger y estudiar entre 30 y 50 variedades de setas que la Junta de Castilla y León ha clasificado como recolectables y que «no tienen ningún interés para el estudio, porque son sobradamente conocidas», asevera. Solo las entidades colaboradoras o con permiso de estudio científico pueden recoger cinco ejemplares de las catalogadas como no recolectables para su observación y análisis.

Fotos

Vídeos