La DGT reabre al tráfico la AP-6, la AP-61 y la AP-51, aunque mantiene las restricciones a camiones

Nuevo corte de tráfico en la AP-6 tras una nueva nevada. / Ical

La Junta de Castilla y León aconseja a los niños de las provincias de Segovia y Ávila que no acudan el lunes a los centros escolares

El Norte
EL NORTESegovia

La Dirección General de Tráfico (DGT) anunció pasadas las 21:35 que reabría al tráfico las autopistas AP-6, AP-61 y AP-51, tras haber sido ser cortado por una nueva nevada sobre las 20:15 como medida de precaución y ante la petición de las concesionarias. No obstante, se mantiene la restricción para los camiones y vehículos articulados por estas tres vías de peaje que comunican Castilla y León y la Comunidad de Madrid.

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, y posteriormente, el director general de Tráfico, Gregorio Serrano, anunciaron a través de Twitter la reapertura del tráfico. Inicialmente se permitió circular entre Villacastín y Madrid, para minutos después, desde Adanero a Villacastín. «Remite la nieve en la AP-6», explicó Serrano pasadas las 21:35 horas.

Fue el colofón a una jornada caótica, continuidad de una noche en vela para miles de ciudadanos, que se vieron atrapados en las carreteras.

La AP-6, AP-61 y AP-51 se abrieron al tráfico a primera hora de la tarde, a medida que el temporal de nieve cesaba y las máquinas pudieron retirar la nieve acumulada en la calzada. Un trabajo que fue posible gracias a la labor de la Guardia Civil y la Unión Militar de Emergencias (UME), cuyos efectivos ayudaron a sacar unos 3.000 vehículos atrapados desde la noche del sábado.

Las mayores complicaciones tuvieron lugar en la AP-6, en la provincia de Segovia, donde una retención de ocho kilómetros colapsó la autopista, con cientos de vehículos afectados. Pero la situación de normalidad duró poco porque sobre las 20:30 horas la Dirección General de Tráfico (DGT) decidió cortar, de nuevo, la circulación en las tres autopistas, ya que la nieve comenzó a caer con intensidad. El objetivo era evitar los episodios que tuvieron lugar durante la noche y la mañana de hoy. Una hora y cuarto después la circulación se restableció, excepto para los camiones y vehículos articulados.

Sin colegios

La mejoría en algunas carreteras nacionales, donde se centraron los esfuerzos por el elevado número de conductores implicados, no ha llegado, sin embargo a otras vías de la Comunidad, sobre todo en las provincias de Ávila y Segovia. Una situación que motivó que la Junta de Castilla y León haya aconsejado que los niños de estos lugares no acudan mañana lunes a los centros escolares en una jornada en la que se reanudan las clases, tras las nevada de este fin de semana. No obstante, anuncia que tratará de mantener abiertos los colegios de las dos provincias en el horario habitual para que los padres que lo deseen puedan conciliar su vida familiar y laboral. Por su parte, las rutas escolares que se vean afectadas por hielo y por nieve se suspenderán.

En el mismo sentido, la Escuela de Policía de Ávila comunicó que retrasa un día el inicio del curso por la gran nevada registrada en la ciudad, donde se acumulan unos 30 centímetros, lo que complica la circulación y las comunicaciones.

El Ejecutivo autonómico explicó en un comunicado que adopta estas medidas dada la situación de riesgo que puede producirse en buena parte de Ávila y Segovia por el descenso de las temperaturas durante las próximas horas. Igualmente, las delegaciones territoriales de las dos provincias mantiene activado el Plan Territorial de Protección Civil de Castilla y León (PLANCAL) en su nivel de gravedad 2 ante las incidencias registradas por la intensa nevada y la previsión de heladas.

Las consecuencia del caos circulatorio se vivió en otros medios de transportes. El Ave de Valladolid con destino a Madrid, que salió de la estación Campo Grandes a las 20:35 y que llega habitualmente a Chamartín a las 21:40 se detuvo en Segovia a las 22:35 y no tenía fijada hora de llegada. A cambio, muchas localidades entre Tordesillas y Segovia colgaron el cartel de completos durante el fin de semana, tanto en alojamientos como en restaurantes ante le miedo de los conductores de seguir ruta.

Más noticias

3.000 damnificados

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, en declaraciones a la Cadena Ser, cifró en unos 3.000 vehículos los damnificados que estuvieron atrapados durante toda la madrugada en la citada autopista a lo largo de varios kilómetros. Conductores que han sufrido el colapso se han quejado la falta de medios y de información.

Por su parte, la subdelegada ha confirmado que cerca de un centenar de personas tuvieron que pasar la noche del sábado al domingo en el polideportivo de El Espinar y en el colegio de San Rafael, así como en otras instalaciones de la villa. Y es que el colapso se localizó sobre todo en el entorno del peaje de San Rafael, donde permanecieron bloqueados cientos de vehículos durante toda la madrugada.

La Guardia Civil indica que tuvo que rescatar unos 300 vehículos. Hasta primera hora de la tarde, los medios se han afanado en limpiar y despejar la AP-6, donde se han retirado muchos coches abandonados o averiados pero sin ocupantes, como relató Pilar Sanz.

250 militares

En cuanto a la AP-61, también se ha trabajado en las últimas horas en la retirada de vehículos inutilizados y de la calzada. En Villacastín, se atendió a lo largo del día a varias personas afectadas por el caos de la noche y la madrugada y que se han visto obligadas a pernoctar en la villa segoviana al no poder transitar.

En esas labores han participado unos 250 efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME). Dotaciones del Ejército procedentes de Torrejón de Ardoz y de León, que han colaborado activamente en la tarea de despejar las vías y rescatar a vehículos atrapados. Hacia al mediodía del domingo, los equipos militares consiguieron enlazar el norte con el sur en la AP-6 y acceder a todos los vehículos para su posterior rescate.

Por su parte, Autopistas, concesionaria de la gestión de las autopista AP-6, AP-61 y AP-51, señala que sigue activado el Plan Operativo de Vialidad Invernal (POVI), desplegado desde el pasado 5 de enero a las 21 horas en la autopista Villalba-Adanero por el temporal de nieve. Autopistas puso en marcha este plan en alerta máxima bajo la coordinación directa del Ministerio de Fomento y la Dirección General de Tráfico (DGT), y en conexión con todos los agentes implicados en la operativa: Protección Civil, Cruz Roja y la Unidad Militar de Emergencias (UME).

Las previsiones anuncian más nieve

La operativa, que se coordina desde el Centro de Operaciones y Seguridad Vial de San Rafael en Segovia, desde donde se monitoriza el tráfico de esta vía las 24 horas del día y los 365 días del año, cuenta con la participación de 170 personas por día y 31 máquinas quitanieves, además de diferentes vehículos ligeros de apoyo.

La empresa explica que «la intensa nevada ha coincidido con la operación retorno de Reyes , que ha supuesto un incremento de tráfico superior al habitual». Asimismo, pone de relieve que «muchos de los vehículos que accedieron a la autopista no contaban con el equipamiento necesario para hacer frente a este episodio de intensas nevadas lo que ha provocado que varios se detuvieran en la calzada imposibilitando el trabajo de las máquinas quitanieves y bloqueando la vía».

La Delegación del Gobierno de Castilla y León pide que no se viaje por las carreteras afectadas por el temporal, especialmente en las provincias de Ávila y Segovia, y advierte de que las previsiones indican que va a nevar más.

Sigue activado el Plancal nivel 2

La Junta de Castilla y León, por su parte, mantiene activado el Plan Territorial de Protección Civil (Plancal) en su nivel de gravedad 2, ante las incidencias por precipitaciones de nieve registradas en las últimas horas en la provincia.

Hasta las 8 horas de este domingo, el centro de emergencias Castilla y León 112 ha gestionado en la comunidad autónoma 408 incidentes en relación con fenómenos meteorológicos adversos, de ellos, 266 en la provincia de Segovia y 61 en Ávila.

En relación con el tipo de emergencias, la mayor parte de ellas, 218, fueron llamadas de conductores que se encontraban con dificultades para circular por la nieve. En el total de Castilla y León, se han atendido 1.714 llamadas en el centro de emergencias hasta las 9 horas de este domingo, de ellas, 1.287 procedentes de la provincia de Segovia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos