Navas de Oro retoma las excavaciones en el yacimiento de la Edad del Bronce

Yacimiento visto desde la orilla sur del Eresma. /R. M. V.
Yacimiento visto desde la orilla sur del Eresma. / R. M. V.

Bajo la dirección del arqueólogo segoviano Raúl Martín Vela, los trabajos comenzarán el próximo 1 de agosto

EL NORTE Segovia

La Junta de Castilla y León, el Ayuntamiento de Navas de Oro, junto a un grupo de patrocinadores locales, impulsan un proyecto arqueológico en el corredor Eresma-Pirón, que arrancará el próximo 1 de agosto bajo la dirección del arqueólogo Raúl Martín Vela y el aval y la asesoría científica de Germán Delibes de Castro, catedrático de Prehistoria de la Universidad de Valladolid (UVA).

El objetivo «ambicioso» no es solo definir la «verdadera realidad arqueológica» y el «papel preponderante»en este sector del enclave, sino también hacer partícipe a los propios vecinos del municipio y de las zonas próximas de la «riqueza» de su «patrimonio y medio natural» a través de actividades divulgativas que se desarrollarán paralelamente a los trabajos arqueológicos. Así lo ha señalado, en declaraciones a Europa Press, el arqueólogo segoviano Raúl Martín Vela, que retoma los trabajos en el yacimiento de la Peña del Moro que él mismo comenzó en 2011. «En aquellas prospecciones arqueológicas con las que abrimos el proyecto en 2011 detectamos un yacimiento particular, como es el de la Peña del Moro, por la cronología que tiene y el tipo de asentamiento encastillado», explica.

Así, Martín Vela señala que la localización de este yacimiento, con más de 3.500 años de antigüedad, en un meandro del fondo del valle del Eresma, le confiere una «posición jerárquica» respecto a las comunidades de la Edad de Bronce de su entorno, si bien, añade, «esconde algo más» que lo hace «especial». El yacimiento, con una extensión de cerca de unas dos hectáreas y media, no es «excesivamente grande»para la tipología que existe de este periodo, aunque este, por su ubicación concreta, tiene un tamaño considerable.

Los trabajos permitirán definir las características del poblado allí asentado, con 3.500 años de antigüedad

«Su topografía revela acusados flancos de carácter defensivo ante la posibilidad de un asalto, pero su posición en el fondo del valle le imposibilita visualizar los movimientos de las gentes que lo circunvalan, controlando únicamente lo que sin duda fueron las primeras vías de comunicación conocidas por el ser humano, los ríos», continúa Martín Vela quien intentará demostrar, a través de su trabajo, el papel jugó este yacimiento durante este periodo de la prehistoria reciente.

Hasta finales de septiembre

En este sentido, señala que las excavaciones que arrancarán el próximo 1 de agosto y se prolongarán durante el mes de septiembre permitirán «definir» las características que tenía el poblado allí asentado y anticipa «buenos» resultados, ya que todos los estudios que se llevaron a cabo en 2011 ponen de manifiesto la «importancia» de este yacimiento que es «único» en el sector noroccidental de la provincia de Segovia.

Martín Vela ha querido implicar en este yacimiento a los vecinos de Navas de Oro, «que colaborarán en las excavaciones» junto a un grupo de arqueólogos que, aunque trabajan en otros proyectos, intervendrán también en el de la Peña del Moro. «El proyecto no se circunscribe solo a la excavación científica, sino que se desarrollarán actividades durante los fines de semana relacionadas con el patrimonio arqueológico del municipio destinada a toda la población del municipio y de la zona», puntualiza.

La financiación del proyecto corre a cargo de la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Junta de Castilla y León y el Ayuntamiento de Navas de Oro, pero también cuenta con el patrocinio local de la Huerta Ecológica de la Retamilla, Flashback Archaeologica y Cervezas Estrella Damm.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos