Una mujer deberá retractarse y pedir perdón en Facebook por apoyar la muerte de Víctor Barrio

Despliegue de seguridad en el Juzgado de Sepúlveda a raíz de un juicio por Víctor Barrio. /A. de Torre
Despliegue de seguridad en el Juzgado de Sepúlveda a raíz de un juicio por Víctor Barrio. / A. de Torre

La identidad de Rocío Cortizo fue descubierta en las pesquisas sobre perfiles anónimos a raíz de la muerte del torero

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPESegovia

La causa judicial abierta contra Rocío Cortizo, fotógrafa de Hospitalet de Llobregat concluye sin necesidad de que la demandada se siente en el banquillo por un supuesto delito contra el honor de Víctor Barrio. Sin embargo, el comentario que lanzó en las redes sociales a raíz de la desgraciada muerte del diestro segoviano en el ruedo de Teruel no va a quedar impune. El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Sepúlveda ha notificado a las partes el acuerdo al que han llegado los litigantes. Eso sí, no habrá juicio, como sí ocurrió en la causa contra la activista y concejala valenciana Datxu Peris.

Cortizo volcó en su perfil de Facebook el siguiente mensaje: «Pues yo soy una que apoyo la muerte de todos los toreros y aquellos que los defienden... esos no son humanos, son basura... por cual exterminio. A quien le guste bien y a quien no tmb [también]. Yo de hipócrita no tengo ni el blanco de los ojos y de inhumana menos, ya que esos no son humanos... no sé si podéis lamentaros por unos asesinos en serie».

La resolución que sostiene el acuerdo entre las partes por el cual la fotógrafa deberá retractarse y rectificar la citada opinión señala que es evidente que las palabras de Cortizo supone un atentado grave contra el honor a todos los toreros y, especialmente, de Víctor Barrio.

Intromisión al honor

De hecho, la autora de la ofensa deberá publicar en Facebook dicha apreciación y añadir en el comentario: «Corrijo y lamento públicamente este mensaje. Manifestando mi pesar y solicitando el perdón por haber causado con ello un agravio directo al honor y labor profesional, tanto de la persona como a la familia de don Víctor Barrio Herranz. Siendo que tales expresiones no fueron afortunadas y no debieron utilizarse, me desdigo de las mismas y lamento profundamente los daños que he podido ocasionar».

Asimismo, la demandada tendrá que hace público en Facebook la admisión de haber incurrido en una «intromisión ilegítima en el derecho al honor» del malogrado torero segoviano y de su familia, por lo que «me comprometo a indemnizar» a la viuda y los padres de Víctor Barrio con mil euros. El pago se deberá hacer dentro de los cinco primeros días de cada mes con cantidades mensuales de 83,30 euros, ha aprobado el juzgado sepulvedano.

Rocío Cortizo era una de las identidades que los Cuerpos de Seguridad descubrieron detrás de uno de los perfiles anónimos que vejaron y se mofaron de la muerte de Barrio en los días posteriores a la cornada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos