La Virgen de la Fuencisla, patrona de Segovia, llega a la Catedral

La patrona de Segovia, la Virgen de la Fuencisla, en la plaza Mayor de camino a la Catedral. /Antonio Tanarro
La patrona de Segovia, la Virgen de la Fuencisla, en la plaza Mayor de camino a la Catedral. / Antonio Tanarro

El traslado se produjo por la Calle Real, por segundo año consecutivo

LAURA MARTÍNEZ Segovia

Tal y como estaba previsto, la eucaristía en el santuario de la Fuencisla en la tarde de ayer, fue la despedida perfecta para la Virgen antes de emprender su camino hasta la Catedral. No será hasta el próximo domingo 24 cuando la imagen de la patrona vuelva a su residencia habitual tras una novena que permitirá a los segovianos tenerla más cerca.

Fotos

La carroza, ataviada con un manto azul celeste, comenzó el ascenso, un poco más tarde de la hora acordada, llegando bajo el acueducto alrededor de las 20:00 horas y precidida por la música de la dulzaina y el tamboril. Allí esperaban a la venerada Virgen de la Fuencisla, varias cofradías con sus estandartes y un gran número de segovianos que se congregaron en la plaza del Azoguejo. Parecía que la afluencia no sería muy amplia pero los vecinos no dejaron de arropar a su patrona, a pesar de que el viento corría con ganas. La reina y las damas de las ferias y fiestas de Segovia 2017 tampoco faltaron a la cita, aunque algunas de ellas se incorporaron cuando el paso paró frente a la iglesia de San Martín.

Un traje blanco, de seda, bordado en oro con motivos florales fue la vestimenta elegida para la imagen esta ocasión. Y no es la primera vez, ya que la Fuencisla ya ha lucido este manto, donado por los cofrades en 1960, en otros eventos. Como complementos, una cruz en el pecho donada por la familia del obispo, Luis Gutiérrez y la medalla de oro que se la concedió el año pasado con motivo del centenario de su coronación canónica.

La banda de la Unión Musical de Segovia amplió el séquito a espaldas de la imagen y amenizó el traslado con la interpretación de varios himnos hasta la llegada a la plaza Mayor. Gran cantidad de segovianos también se sumaban a la procesión, a medida que la carroza pasaba ante ellos.

La calle Real de Segovia, de igual manera en que aconteció el año pasado, fue testigo presencial del traslado de la patrona, sin embargo, se observó menos engalanada. Apenas había tres o cuatro balcones decorados con la bandera de España pero eran muchos los que se asomaban para ver a la Virgen desde un lugar privilegiado. Pero esto no mermó el fervor de los vecinos de la capital que no dudaban en gritar ‘Viva la Virgen de la Fuencisla’, en repetidas ocasiones durante el recorrido.

Oración a san Alfonso

Las campanas de la icónica iglesia de San Martín anunciaban la llegada de la patrona. Uno de los momento más emocionantes sucedió cuando la carroza y los fieles se detuvieron ante la imagen de San Alfonso Rodríguez, que lucía en uno de los arcos del conocido atrio de esta iglesia. El presidente de la Cofradía de Nuestra Señora de la Fuencisla, Julio Borreguero, leyó una oración en homenaje al cuarto centenario de la muerte del santo segoviano mientras la imagen de él y la de la Fuencisla se encontraban una enfrente de la otra. La plazoleta que se forma en el ensanchamiento de la calle estaba a rebosar de fieles que no quisieron perderse ningún detale de aquel acto sin precedentes. El doblar de las campanas y un ‘Viva la Reina’ despidieron la carroza que continuó, rápidamente, su camino.

Una última parada frente a la iglesia del Corpus Christi, fue la antesala del gran momento. El reloj marcaba las 20:25 y los cofrades querían llegar a la plaza Mayor a y media, de ahí la parada. Una vez retomaron el camino y la carroza entró en la plaza, el público, muy numeroso, estalló en gritos de júbilo y alabanza para su patrona. ‘Viva la Virgen de la Fuencisla’, decían unos. ‘Viva’, contestaban los otros, mientras un aplauso multitudinario resonaba de fondo. Una dulzaina y un tamboril del segoviano grupo La Esteva, fueron los encargados de saludar a la imagen a su llegada.

Frente al Ayuntamiento, esperaban algunos alumnos de la Academia de Artillería de Segovia, los bailarines de la Esteva y las autoridades correspondientes entre las que se encontraba la alcaldesa de Segovia, Clara Luquero, la presidenta de las Cortes de Castilla y León, así como varios concejales del consistorio. Varios representantes de la Policía Local, la Guardia Civil, los Bomberos y la Policía Nacional, completaban el plantel de autoridades segovianas.

Fueron los músicos artilleros quienes interpretaron el himno español cuando la imagen llegó al Ayuntamiento, a lo que le siguieron las jotas del grupo de danza La Esteva. Dichas personalidades se sumaron al séquito procesional y acompañaron a la imagen hasta su entrada a la majestuosa Catedral de Santa María. Tras una vuelta por el detrás del altar mayor, los cofrades de la Fuencisla bajaron a la Virgen de su carroza para que los Bomberos, con su traje de gala, pudieran hacer su trabajo, elevando la imagen de la patrona hasta la hornacina central del altar mayor de la Santa Catedral de Segovia. Fue el himno a la Virgen segoviana lo que dio por finalizado el acto.

Fotos

Vídeos