¿Qué mercancías y a qué países exporta Segovia?

Panorámica de Segovia. / De Torre

Las ventas al exterior superan ya los 311 millones de euros, con un aumento de 89 en un lustro

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPESegovia

Cuando Andrés Ortega accedió a la presidencia de la Federación Empresarial Segovia (FES), enumeró una serie de retos por los que pasa el futuro de la industria provincial. Uno es el de la internacionalización. La búsqueda de mercados fuera de las fronteras españolas ha de estar entre las prioridades del tejido empresarial. Sin embargo, lo que se quiere no siempre coincide con lo que se puede.

En un mundo globalizado, parece mentira la extensión que alcanza la penumbra tecnológica en la que permanecen varias zonas industriales de Segovia, que sufren con demasiada frecuencia las carencias de la línea, fallos y averías de unas conexiones obsoletas; por no hablar de la escasa implantación de la fibra óptica. Este déficit tecnológico es una de las piedras atadas a los tobillos que hunden a las empresas. Con ese peso es harto difícil salir a flote y despegar. Y esa ausencia de propulsión afecta también a los planes de internacionalización, lo que a su vez repercute en que las compañías segovianas compitan en inferioridad de condiciones. Todo un efecto dominó.

Por lo tanto, el campo tampoco está lo suficientemente abonado como para que florezca industria. Carencias como la tecnológica ahuyentan la radicación de actividad y, por ende, la generación de puestos de trabajo. Recientemente los datos de la Comisión Nacional del Mercado de Valores daban la razón a la llamada de atención realizada por la patronal provincial. Segovia, junto a territorios cercanos y con unos rasgos sociodemográficos muy parecidos como Cuenca, Ávila, Soria, Zamora, Toledo o Ciudad Real, se sitúa en la cola del país en lo respecta al equipamiento de fibra óptica.

Pierde fuelle

La provincia contabiliza una media de 1,4 líneas por cada cien habitantes. Así pues, este tipo de conexión telemática rápida no está ni mucho menos implantada en la provincia. Madrid, por ejemplo, tiene unas quince veces más de líneas de fibra óptica; y Valladolid multiplica por nueve la dotación segoviana.

A pesar de los inconvenientes, esos intentos de conquistas allende las fronteras nacionales van fructificando muy poco a poco. Incluso en época de crisis (porque los efectos persisten) las exportaciones del comercio exterior segoviano han crecido. El año pasado, la diferencia entre las importaciones y las exportaciones se decantó del lado de las ventas al exterior, con un saldo en positivo de 106,7 millones de euros.

Los datos del Observatorio de Comercio Exterior de Castilla y León revelan un progresivo aumento de las exportaciones en el último lustro. Desde el año 2012, la facturación de la producción autóctona en los mercados internacionales ha subido, aunque poco a poco ha ido perdiendo fuelle. Entre 2012 y 2013, el incremento de las exportaciones fue del 14,8%, mientras que en el último ejercicio apenas llega al 3,8%. Al ver los números, una de las primeras conclusiones que se extrae es que apenas se ha movido la cantidad de empresas exportadoras. En el último curso fueron 382, cuatro menos que en 2015 pero siete más que en 2012. Pese a ello, en un lustro las exportaciones de industrias segovianas han aumentado por valor de unos 89 millones de euros.

El Colegio de Economistas de Valladolid ha elaborado recientemente una radiografía socioeconómica de la provincia. Son guarismos del primer trimestre del presente año. Las exportaciones entre enero y marzo, ambos incluidos, se han situado en 67,8 millones de euros, que representan un incremento internanual «moderado del 1,6%», diagnostica el estudio; pero con un descenso respecto al trimestre anterior de prácticamente el 23%.

Semimanufacturas

La institución colegial vallisoletano revela que el sector de actividad que más tira de las exportaciones de la industria segoviana es el de los productos semimanufacturados. Es decir, la materia prima parcialmente transformada. Además, ratifica una tendencia al alza cercana al 9%, llegando a representar en el primer trimestre del año en curso más del 47% de las ventas al exterior. Lo que términos contantes y sonantes significa alrededor de 125 millones de euros. Por su parte, las industrias dedicadas a la alimentación se sitúan en el segundo lugar, acaparando más de 28% de la tarta de las exportaciones. Y el tercer escalón del podio lo ocupan las materias primas, con el 12,4% del comercio exterior.

Sin embargo, el segmento que concita mayor número de empresas que venden sus productos en mercados internacionales es de los bienes de equipo. El año pasado cerró con 114 firmas especializadas en este ámbito de negocio las que exportaron sus productos, según se extrae del boletín del Observatorio de Comercio Exterior de Castilla y León.

El objetivo alemán

Portugal es el país donde más empresas segovianas han posado sus objetivos de internacionalización de sus ventas. Al acabar 2016, más de ochenta compañías radicas en la provincia habían tendido puentes comerciales con el mercado luso por un importe total de 55,4 millones de euros. Sin embargo, es otra nación vecina la que se aúpa como el principal destino de las exportaciones segovianas en lo que respecta a la cuantía de la facturación. Desde 2014, Francia ha tomado la delantera a Portugal. El año pasado, los negocios con destinatarios galos fructificaron en más de 75,6 millones de euros. Italia ocupa el tercer lugar en los objetivos del comercio exterior de la industria provincial. Al igual que ocurre con Francia y Portugal, las exportaciones dirigidas al mercado transalpino también han crecido. En el repaso a los principales ‘consumidores’ de la producción segoviana fuera de España irrumpe el gigante teutón.

En el último año, Alemania se ha afianzado como el cuarto país receptor de las exportaciones comerciales, al crecer el volumen de negocio un 51,6%. El valor global de las ventas realizadas en 2016 roza los 23,1 millones de euros. Pero si hay un país que ha aumentado sus importaciones de productos segovianos en el último año, ese es Japón. El crecimiento ha sido del 167%, aunque la suma de todas las exportaciones al mercado nipón no llega a los 3,5 millones de euros

Temas

Fes

Fotos

Vídeos