La memoria de Ángel Nieto alumbra el desfile de antorchas

También hubo antorchas en Turégano para saludar a todos los motoristas del mundo. /Manuel Rodríguez (VIve Cantalejo)
También hubo antorchas en Turégano para saludar a todos los motoristas del mundo. / Manuel Rodríguez (VIve Cantalejo)

La concentración motera de Cantalejo y comarca rinde un emotivo homenaje al 12 + 1 veces campeón del mundo de motociclismo

C. B. E.Cantalejo

Las antorchas prendidas por los moteros también encendieron anoche el homenaje al más grande de los motociclistas que ha parido España. Las hazañas y gestas del malogrado Ángel Nieto (12 + 1 veces campeón del mundo) alumbraron el tributo que este año, en su tercera edición, le rinde con todos los honores la organización de La Leyenda Continúa. El tradicional desfile de antorchas estuvo dedicado a él y contó además con la presencia de su hijo Pablo. Esta liturgia de fuego y ráfagas de la concentración motera de Cantalejo y su comarca es, sin duda, uno de los momentos más esperados por los participantes. La emoción y la pasión viajan en el mismo sillín.

El ceremonial de recorren la ciudad con el calor y la luz de las teas también recuerda a todos los motociclistas fallecidos. Cabe recordar que el campeonísimo español murió precisamente como consecuencia de un accidente que sufrió, el pasado 26 de julio, conducía un quad en Ibiza. Todos los compañeros caídos en la carretera reciben su aplauso en los pinares de Cantalejo.

Judiones para coger fuerzas

Y también merecían el homenaje los que en esta edición se han jugado el tipo para llegar hasta el encuentro briquero. Comentaba ayer el presidente de la Leyenda Continúa, Mariano Parellada, que a lo largo de la jornada de ayer se habían sumado más aficionados con sus monturas; sin embargo, otros, ante el nevado panorama que padecían muchas carreteras habían tenido que dar media vuelta. Los que han aguantado las adversidades meteorológicas entraron en calor antes de comenzar el desfile con unos contundentes judiones de La Granja.

La nieve que ha caído en Cantalejo no ha amedrentado a los moteros que, una vez en el centro de operaciones, han vuelto a experimentar la convivencia de una concentración que se ha ganado a pulso lo de invernal. La nevada, por desgracia, ha impedido disfrutar de las acrobacias de Emilio Zamora en la localidad briquera, previstas para la tarde de ayer.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos