de riego en las obras de la avenida de la Constitución

Momento en el que los trabajos se paralizan, en la tarde de ayer, tras advertirse la fuga de agua.
Momento en el que los trabajos se paralizan, en la tarde de ayer, tras advertirse la fuga de agua. / C.B.E.

La concejala, Paloma Maroto, descarta que haya tuberías dañadas y confía en recuperar en breve el ritmo de trabajo

CÉSAR BLANCOSegovia

Es el cuento de nunca acabar o el circo al que le crecen los enanos. La vuelta a las obras en la avenida de la Constitución para reparar de una vez por todas los hundimientos que se formaron en la parte derecha en sentido bajada hacia la plaza de la Universidad han sufrido otro sobresalto. Esta vez una de las máquinas que pica en las zanjas y que remueve la tierra ha roto una boca de riego. Fue poco antes de las 18 horas de ayer, a la altura de una de las dos paradas de autobús que hay en esa acera.

La concejala de Obras y Servicios, Paloma Maroto, lamentaba este contratiempo, que cree que quedará solventado en breve, sobre todo para que «el buen ritmo» que llevaban los trabajos no se vean demasiado alterado. El agua salía a borbotones y las cuadrillas avisaron para cortar la ‘hemorragia’.

Maroto afirma que la boca «estaba perfectamente marcada». Así, quien manejara la máquina pudo creer que estaba situada a mayor profundidad, pero no era así. Tras comprobar ‘in situ’ el problema, la edil descarta que se haya visto afectada alguna tubería. Ahora toca estudiar y aplicar la mejor alternativa después de ver que el agua no ha llegado a la zona donde se ha de colocar la gravilla y la fibra geotextil.

Fotos

Vídeos