Un manto de hielo cubre la Nava

Balsa de agua en una calle de la localidad de Nava de la Asunción tras la tormenta.
Balsa de agua en una calle de la localidad de Nava de la Asunción tras la tormenta. / F. de la Calle

«Se nos ha inundado la fábrica», lamenta Antonio García, propietario de la empresa de materiales de construcción Conorsa

FERNANDO DE LA CALLENava de la Asunción

Nava es otro de los pueblos de la provincia seriamente afectado ayer por las tormentas. La que más impresionó a los vecinos fue la que descargó poco antes de las nueve de la mañana y, en diez minutos, llenó de un manto blanco de granizo las calles y tejados de la localidad, causando importantes daños en cosechas, piscinas y numerosos vehículos, algunos de los cuales se vieron seriamente dañados en la chapa o en la rotura de lunas y techos solares. Con granizos del tamaño de nueces, estuvo precedida en toda la comarca de otra con fuerte carga eléctrica durante toda la noche. Durante el día varios rayos cayeron en árboles de los pinares.

«El granizo ha roto la luna de algunos coches, de miedo. La tormenta de la noche fue un poco más floja, pero con bastantes relámpagos», señaló Azucena, quien grabó desde su balcón como la larga calle Portugal se teñía completamente de blanco mientras un río de agua atravesaba el pavimento. Otra grabación similar de una vecina, apareció en las noticias de TVE, junto a fotografías de la tormenta en Santiuste y Coca. Varias fueron las calles que quedaron también inundadas, especialmente las que coinciden con el cauce de antiguos arroyos o zonas próximas a ellos.

«A nosotros se nos ha inundado la fábrica, y un rayo de la tormenta de por la tarde nos ha hecho saltar la alarma, todos los automáticos y ha afectado a los ordenadores. De momento no sabemos más porque es viernes, pero ha dejado la fábrica paralizada», indicó Antonio García, propietario de la empresa de materiales de construcción Conorsa. Según dijo, no se podía ni andar por las instalaciones de la empresa «porque todos los desagües no daban abasto con tanta agua».

Los seguros permitirán recuperar parte de los daños en los cultivos de la zona y otros comenzarán hoy mismo a ser reparados. «A nosotros nos ha afectado los tejados de los invernaderos, pero afortunadamente esto tiene arreglo», apuntó el propietario de Viveros Martínez.

En lo que todos coinciden es que en Nava no se recuerda una tormenta de granizo como la de ayer.

Fotos

Vídeos