La Mancomunidad de La Atalaya pide más agua del Cambrones a la CHD

Vista del monte de La Atalaya, a la izquierda, origen de la cuenca del río Cambrones. / Antonio Tanarro

La entidad quiere subir la concesión de la captación actual del Cambrones de 30 litros por segundo a 120

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPESegovia

La Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) confirma que está «en trámite la modificación de las características de concesión de agua existente» para la Mancomunidad de La Atalaya. Una antigua aspiración de los municipios que conforman esta entidad, que desde hace mucho tiempo pretenden el aumento del volumen que pueden tomar del Cambrones, ya que los 30 litros por segundo autorizados en la actualidad son «insuficientes», se lamenta el alcalde de La Lastrilla, Vicente Calle, quien además ocupa la presidencia de la citada mancomunidad, de la que forman parte su municipio y los de Palazuelos de Eresma, San Cristóbal de Segovia y Trescasas, y cuyo fin principal es mejorar el servicio de abastecimiento de agua potable en las cuatro poblaciones.

La respuesta a esta reivindicación puede estar más cerca de ser atendida por el organismo regulador de cuenca. El regidor explica que este mes de septiembre se van a reunir los miembros de La Atalaya para volver a tratar el asunto con una novedad: la constitución de una comunidad de regantes, que se alza como la solución más factible para que la confederación apruebe el aumento de la concesión hídrica. Por su parte, la CHD matiza que la resolución del trámite iniciado necesita de «la disponibilidad de más recursos en la zona de toma», explican los representantes del ente estatal.

Desde tiempo inmemorial

En la actualidad, dichos recursos están comprometidos por otros usuarios, añade en su exposición la Confederación Hidrográfica del Duero. Así pues, esa variación de las características que ahora rigen la toma de agua requiere de manera paralela la tramitación, que también se está llevando a cabo, de la modificación de la concesión para riego de la Noble Junta de Cabezuelas en el arroyo Cambrones.

Manuel González Herrero hace una referencia histórica al origen de esta entidad en ‘Historia jurídica y social de Segovia’. En ella dice que «los pueblos de San Cristóbal de Segovia, Palazuelos de Eresma, Tabanera del Monte, Sonsoto, Trescasas y La Lastrilla poseen y aprovechan en comunidad desde tiempo inmemorial una acequia, cauce o cacera, construida por los propios concejos, que atraviesa sus términos municipales y se conoce como la Cacera del Cambrones o Cacera de la Noble Junta de Cabezuelas. Esta Cacera derivaba aguas del río Cambrones en la ‘presa de la madre’, en el paraje denominado Mata de la Saúca hacia el mediodía y La Grajera hacia el norte, para el abastecimiento y usos comunes de las citadas poblaciones y riego de sus prados y tierras».

El organismo de cuenca vigila el estado del Pontón

Los responsables de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) han confirmado que «la última columna limonológica del Pontón Alto» se llevó a cabo «a finales del mes de junio». Hay que tener en cuenta que en esa época las reservas estaban al 95% de su máxima capacidad. Este seguimiento a la situación del embalse y a la posibilidad de que vuelva a aparecer el problema de las algas ha continuado a lo largo del verano, sobre todo por el largo periodo de ausencia de lluvias que ha habido. En aquel análisis, la Confederación Hidrográficaindica que se encontró un Pontón Alto «en buen estado».

Como apunta Vicente Calle, el problema que ha puesto en todo este tiempo palos en la rueda de la reclamación de la Mancomunidad de La Atalaya es meramente burocrático. Ese embrollo administrativo ha provocado que tanto la CHD como la Noble Junta de Cabezuelas se hayan estado pasando la pelota de un tejado al otro sin que pudiera prosperar la petición de más agua captada de la cacera del Cambrones para loscuatro municipios.

Así pués, con «el ajuste» que se pueda aplicar a la concesión de para riego de la histórica junta, el organismo regulador piensa que es viable dar el visto bueno al aumento de los volúmenes solicitado por la mancomunidad, sobre todo en los meses de verano. La Atalaya –tal y como recuerda el presidente– pide cuadruplicar la cantidad de agua. Es decir, reivindica pasar de los 30 actuales litros por segundo a 120.

30.000 euros de ahorro

Calle está convencido de que una vez se constituya la comunidad de regantes no habrá impedimento para que el incremento de la concesión sea una realidad. La autorización será muy bienvenida por los ayuntamientos que integran la Mancomunidad de La Atalaya, ya que se ahorrarán el canon anual que han de abonar a la Confederación Hidrográfica del Duero por la captación de agua del Pontón Alto, una medida que en los veranos secos suele ser habitual por la sequía, por una población que se multiplica por la época vacacional y por esa «insuficiente» concesión de 30 litros por segundo que está en vigor y que quieren modificar. Dicho peaje es de 30.000 euros, un coste al que hay añadir el derivado del bombeo.

El presidente de la mancomunidad reconoce que ha habido conversaciones con los responsables correspondientes de la CHD que han ido en esta dirección que quiere tomar a partir de septiembre.

Fotos

Vídeos