Los Magos de Oriente llegan a Cuéllar con una fiesta marina

Los Reyes Magos, en la visita a uno de los belenes./M. Rico
Los Reyes Magos, en la visita a uno de los belenes. / M. Rico

Pequeños y mayores disfrutaron de la tradicional Cabalgata de Reyes, con algo de retraso y pasada por agua

MÓNICA RICOCuéllar

Las previsiones meteorológicas no fallaron en Cuéllar, y la Cabalgata de Reyes, tal y como se anunció, se desarrolló pasada por agua. Sin embargo, la lluvia no pudo con la ilusión y pequeños y mayores disfrutaron de la visita de Sus Majestades los Magos de Oriente, que, con cerca de media hora de retraso, llegaron rodeados de un ambiente festivo y marinero y hacían su entrada en el barrio de San Andrés, donde se situaba el primero de los belenes vivientes.

Igual que en el resto de barrios donde están los belenes vivientes, allí la lluvia no impidió que varios vecinos se ataviasen como personajes de la época y dieran la bienvenida a los reyes. No faltaron la Virgen, san José, el Niño y multitud de pequeños pastores y ángeles. Todos se salvaguardaron de la lluvia bajo el portal, donde los Magos adoraron a Jesús.

La imagen se repitió de forma similar en los demás belenes instalados en los barrios de San Francisco, Santa Clara, El Salvador, La Cuesta y la Plaza Mayor; allí los vecinos pusieron todo su empeño en agasajar a los Magos. Aunque con menor decoración y detalles que en otras ocasiones, los belenes cumplieron su función. En cada uno, los reyes bajaron de sus carrozas, saludaron a pequeños y mayores, adoraron al Niño y fueron agasajados con distintas viandas que los vecinos también repartieron entre quienes se acercaban a visitar sus nacimientos. Chocolate, caldo, dulces, patatas o castañas asadas fueron algunas de las viandas que tanto los Magos como el resto de vecinos pudieron degustar en una noche mágica con la lluvia como protagonista especial.

Personajes temáticos

En la Cabalgata, como cada año, colaboraron las Asociaciones de Madres y Padres de los centros de Educación Infantil y Primaria de la localidad, que fueron voluntarios como pajes y ayudantes de los Reyes. Ellos también se encargan de la decoración de las carrozas que portan a sus majestades de Oriente durante el trayecto por la villa, en esta ocasión con el mar y los personajes marinos como temática. Los niños disfrutaron así de una Noche de Reyes en la que no faltaron algunos de los personajes más conocidos de sus series o películas favoritas, como Bob Esponja o el pez Dory.

Como es habitual, la Cabalgata concluyó en la Plaza Mayor. El salón de Plenos del Ayuntamiento también se llenó de ilusión con los reyes entregando regalos a algunos pequeños. El acto concluyó con la entrega de premios del Concurso Municipal de Belenes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos