La magia de las letras a través de las vidrieras de la Catedral

Giner, con su última novela, en el claustro de la Catedral.
Giner, con su última novela, en el claustro de la Catedral. / ANTONIO TANARRO

El escritor Gonzalo Giner utiliza la novedosa iniciativa de liberar libros para presentar las ventanas del cielo

LAURA MARTÍNEZ Segovia

Sonaban las campanas del Ayuntamiento señalando las doce del mediodía cuando Gonzalo Giner se acercaba a las verjas de la catedral. El escritor iba dispuesto a liberar una parte de los cien libros colocados ayer estratégicamente en varias catedrales góticas de la geografía española. Se le veía pletórico y realmente ilusionado por llevar a cabo la iniciativa que ideó el Grupo Planeta, editor de su libro. 'Las ventanas del cielo' supone la obra número cinco de este escritor y veterinario madrileño. Sin duda, fue una curiosa manera de dar a conocer su recién editada novela gracias a la cual pudo compartir algunos minutos de charla con sus lectores.

Contaban algunos de los que acudieron que habían conocido la cita con Giner en la Catedral segoviana y no dudaron en acudir al templo mayor. La iniciativa consistía en que el escritor liberaba sus libros en ciertas zonas del templo. El primero lo dejó en la puerta, justo debajo de la estatua de San Frutos. El segundo, en una de las columnas que termina en las majestuosas bóvedas de crucería que decoran la Catedral de Santa María y así, sucesivamente, en bancos, zócalos, entre barrotes, etc. En un abrir y cerrar de ojos, los libros encontraban dueño. Cada uno de sus seguidores se acercaba al escritor para pedirle una dedicatoria pesonalizada .

Todas las novelas liberadas contaban con una frase ya escrita, para provocar mayor ilusión a aquellos que lo encontraran. Según el autor, el objetivo principal es que el libro llegue a estar «en centenares de manos», y el hecho de realizar el acto en las catedrales fue «para que haya movimiento en ellas y la gente vaya a verlas».

Comentó que eligió Segovia porque fue invitado a participar en la Feria del Libro de la ciudad pero, sobre todo, por tratarse de la 'Dama de las Catedrales', un referente del gótico tardío que cuenta con vidrieras maravillosas. Y añadió que habitualmente se encuentra en la ciudad por motivos de trabajo.

Caminaba el escritor por los pasillos y adentrándose en las diferentes capillas admirando las «preciosas vidrieras que comunican el cielo con el interior de los templos y sin las cuales las catedrales quedarían medio desnudas». De hecho, en la Capilla de San Gregorio se encuentra una de las vidrieras que «tiene mucho que ver con la obra». Es la reproducción de un conjunto de tres paneles de estilo flamenco en el que la principal representa 'La Anunciación' y se ilumina con luz artificial. En esa capilla liberó otro de los libros y se dirigió al claustro para dejar un par más.

El escritor se encontraba realmente agradecido con sus lectores. Les dedicaba varios minutos y lamentaba no poder estar en los 19 puntos de liberación elegidos en toda España. Aquellas personas que se encontraban ayer en ciudades como Barcelona, Sevilla o Toledo, entre otras, pudieron hacerse con un ejemplar gracias a los libreros que, en colaboración con el escritor, fueron repartiendo libros en las catedrales para dejar que los más curiosos y observadores los encontrasen.

Sinopsis

La novela transcurre en Burgos principalmente, ya que allí se encuentra la Cartuja de Miraflores, lugar que le inspiró para escribirla. También tuvo lugar un acto de liberación de libros allí, y en la Catedral burgalesa. Un total de cuatro capitales, incluidas León y Ávila, de la comunidad autónoma disfrutaron ayer de tan especial iniciativa.

Pero no solo de vidrieras trata el libro. Otro de sus componentes principales es un animal, un águila. Giner asegura que «ser veterinario es mi vocación, la escritura vino después», pero asegura que son dos mundos tan apasionantes que los pone «casi a la par». Y es que no es al primera vez que un animal toma un papel relevante en sus obras. En su mayor éxito hasta el momento, 'El sanador de caballos', ocurre lo mismo.

Para la realización de la última tuvo que documentarse sobre vidrieras y la curiosa transición que ocurrió en el siglo XV, que llevó a los artesanos vidireros a pintar sus obras de arte. De esta manera, pretende poner sobre el mapa a unos artesanos a los que no suele dar importancia, los maestros vidrieros, que en la actualidad contiúan ejerciendo.

Como final, Giner destacó que con sus libros pretende «provocar emociones y entretener a los lectores». Les anima a «abrir las ventanas del cielo y encontrar un nuevo mundo de emoción e ilusión».

Fotos

Vídeos