'Madrina de Guerra', la historia de amor entre una falangista y un republicano

Imagen de Mary, perteneciente a una familia falangista muy allegada a José Antonio Primo de Rivera. /El Norte
Imagen de Mary, perteneciente a una familia falangista muy allegada a José Antonio Primo de Rivera. / El Norte

Luz Macías ha publicado un poemario basado en la relación de sus padres, una joven de la alta sociedad madrileña y un teniente del Batallón Alpino del Guadarrama

EVA ESTEBANSegovia

Él, un mítico soldado-guerrillero del republicano Batallón Alpino del Guadarrama; ella, falangista de la alta sociedad madrileña. Ochenta años después del inicio de la Guerra Civil española, la historia de amor entre el teniente Píter y Mary ha quedado inmortalizada en el libro ‘Madrina de Guerra’, en el que la escritora Luz Macías plasma la lucha contra viento y marea de sus padres por preservar su relación y mantenerla en secreto pese a las adversidades. Tal fue su amor que, una vez finalizada la contienda, Mary renunció a su vida como empresaria acomodada y contrajo matrimonio en la cárcel de Alcalá de Henares con Pedro Macías, apodado teniente Píter por el general polaco Walter, salvándole así de una muerte segura. Así lo relata Luz Macías en su libro, que recoge los poemas que sus padres se enviaron durante la guerra. Eran dos polos completamente opuestos, pero antepusieron su amor a todo lo demás: «Llegaron a un entente cordial en cuanto a ideología», afirma Luz Macías .

Mary mantenía una «estrecha amistad» con la familia Primo de Rivera. Pedro Macías, por su parte, no tenía «ningún tipo de formación académica», provenía de familia obrera y era huérfano desde su infancia. Tras años de amor clandestino, al terminar la guerra, «mi madre se echó al ruedo y lo hizo público», aunque «todo el mundo sabía que estaba con un ‘rojo’», explica la escritora. Las consecuencias no se hicieron esperar: Mary perdió su trabajo y Pilar Primo de Rivera «le retiró su amistad».

Cartas en su armario

La muerte de Mary, en 1996, fue el detonante para que la historia saliera a la luz. La autora del libro conocía toda la realidad sobre la vida de sus padres, pero ignoraba la existencia de los poemas: «Cuando falleció mi madre encontré unas cartas en su armario. Al principio me costó mucho leerlas porque me parecía una intromisión en su vida privada, pero a la vez me parecía muy interesante y bonito». Tras largas conversaciones con su padre, Luz Macías se percató de que este se vio obligado a quemar las contestaciones epistolares que recibía de su madrina de guerra: «Estuvo represaliado y se dio cuenta de que no pasarían la censura».

La escritora decidió ponerse en la piel de su madre para tratar de «responder» a las cartas de su padre: «Cada poema es una carta real de mi madre a mi padre porque conozco muy bien su historia», asegura. El resultado es «un poemario que tiene mucho de narrativa histórica», además de ser «conciliador y nada extremista», señala la autora. En la publicación, que fue presentada este verano en la librería Ícaro de La Granja de San Ildefonso –donde se ofreció un anticipo de lo que en el futuro será un documental sobre las vivencias y encuentros de los componentes del Batallón Alpino, además de reproducir íntegramente algunas de las conversaciones que mantenían–, los lectores van a encontrar dibujos originales de Adolfo Ruiz Esteso y Rafael Alberti, quien conservó su amistad con el teniente Píter a pesar de las desdichas.

La «voz poética» de la autora se plasma en el epílogo de ‘Madrina de Guerra’ con el poema ‘La Loma del Noruego’. «Se llama así porque fue allí donde esparcí las cenizas de mis padres cuando fallecieron», afirma Macías.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos