Luquero se queja de tráfico lento en Segovia capital por las obras de la SG-20

Obras de desdoblamiento de la SG-20. /De Torre
Obras de desdoblamiento de la SG-20. / De Torre

La alcaldesa solicitará una reunión con responsables de Fomento para recabar información sobre posibles retrasos

QUIQUE YUSTESegovia

La alcaldesa de Segovia, Clara Luquero, rechaza que la nueva ordenación del tráfico en la plaza de la Artillería esté produciendo retenciones. «El tráfico lento que estamos apreciando ahora en la ciudad tiene que ver con las obras de la SG-20, no con otra cosa», declaró. En este sentido, ha anunciado que solicitará una reunión con los responsables del Ministerio de Fomento, «primero a nivel técnico y ya se verá si también a nivel político», para recabar información sobre las obras y los posibles retrasos en su ejecución. «El corte de determinados accesos nos está perjudicando. Es infraestructura es importante y hay que ejecutarla, pero queremos tener información de primera mano», aseveró.

Pese a las dificultades técnicas surgidas en algunos tramos, el secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda, Julio Gómez-Pomar, aseguró recientemente que las obras de la circunvalación SG-20, que consisten en el desdoblamiento de la carretera que actualmente rodea la ciudad de Segovia por el este a lo largo de 15,3 kilómetros por los términos municipales de Segovia, Bernuy, La Lastrilla y San Cristóbal, avanzan a buen ritmo. Así lo indicó en respuesta a la interpelación de la presidenta del Partido Popular de Segovia y senadora, Paloma Sanz, que preguntó en la Comisión de Fomento por los avances realizados en las obras para convertir la SG-20 en autovía. Sanz obtuvo como respuesta «el compromiso firme del Gobierno, tanto en la mejora de la fluidez del tráfico y la seguridad vial en las carreteras, como en la intención de ajustar y cumplir los plazos establecidos en esta intervención, pese a las dificultades técnicas aparecidas en uno de los tramos que abarcan los 15,3 kilómetros a lo largo de los cuales se prolongan los trabajos».

Según reconocieron tanto Paloma Sanz como el secretario de Estado, «el ritmo de ejecución de las obras se ha visto en parte condicionado por la necesidad de llevar a cabo voladuras en cimentaciones, en zonas muy próximas a estructuras de la calzada que requieren un estricto control de vibraciones». Estas complicaciones han surgido principalmente en el tramo A, de 8,4 kilómetros de longitud y que abarca desde el enlace con la autovía A-601 hasta las inmediaciones del enlace con la carretera CL-601.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos