López-Escobar confirma que Sanidad investiga cinco denuncias en Fuentepelayo

El delegado de la Junta, Javier López-Escobar. /El Norte
El delegado de la Junta, Javier López-Escobar. / El Norte

El delegado territorial de la Junta ha requerido al departamento «para que seamos escrupulosos y no entremos en una carrera sin fundamento»

Miguel Ángel López
MIGUEL ÁNGEL LÓPEZSegovia

El delegado territorial de la Junta de Castilla y León, Javier López-Escobar, afirmó ayer que la Administración regional ha recibido cinco denuncias en Sanidad, de las que tres son de su competencia y dos de otros servicios, a los que han sido remitidas. López-Escobar respondió así a las críticas vertidas por la Plataforma No Más Mierda sobre un incremento de las inspecciones del Servicio de Sanidad a establecimientos del sector terciario –principalmente comercios de alimentación y bares, aunque el Seprona (Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil) ha visitado también una empresa de movimientos de tierras que está derribando la antigua discoteca de la población–.

Más noticias

«Estamos ahora a expensas de los informes de los inspectores, como es natural, para tramitar esas denuncias, todo dentro de la normalidad», indicó López-Escobar. Ahora bien, el delegado de la Junta ha requerido al Servicio Territorial de Sanidad «para que seamos escrupulosos y no entremos en una carrera de denuncias sin fundamento». Si hay motivo seguirá el procedimiento, «independientemente de la denuncia», y todo se tratará «con el máximo rigor porque tampoco podemos permitir que nos manipulen en ese sentido». Eso sí, todas las denuncias son admitidas a trámite, señaló, porque «la Administración es así y debe cumplir la ley de procedimiento».

El portavoz de la plataforma No Más Mierda y coordinador provincial de Izquierda Unida, José Luis Ordóñez, aseguró el pasado jueves que los vecinos de Fuentepelayo están «indignados» por la «oleada de inspecciones del Servicio Territorial de Sanidad» que han desatado las denuncias interpuestas por la empresa de la planta de compostaje de Fuentepelayo y por su propietario, que reside en la localidad.

Ordóñez señaló que «como es natural, las administraciones públicas están obligadas a tramitar las denuncias que reciben», por lo que considera que la empresa «ha aprovechado esa circunstancia para amedrentar e intimidar» a las personas que forman parte de la plataforma ciudadana».

Fotos

Vídeos