La Leyenda Continúa hace vibrar a Sacramenia

Una hilera de motos de todos los tipos. /Agapito Ojosnegros
Una hilera de motos de todos los tipos. / Agapito Ojosnegros

Las motos y la exhibición de stunt de Emilio Zamora conquistan el corazón de los vecinos

AGAPITO OJOSNEGROSSacramenia

‘Al mal tiempo tu mejor cara’. Así, bajo esta máxima inscrita en unas tazas-souvenir del municipio, La Leyenda Continúa desembarcó en la fría mañana de ayer en Sacramenia, localidad del norte de Segovia fronteriza con la provincia de Valladolid. Pero además del buen talante, esta concentración llegó desplegando un gran ambiente motero, realizando la primera parada y fonda marcada en la hoja de ruta del sábado, una jornada que resultó fría, pero no tanto si de sensación térmica hablamos, al menos en la sesión matinal.

Quien tampoco quiso perderse esta cita fue la lluvia, que no deslució la visita a la población, pues al fin y al cabo las condiciones invernales son la salsa en la que se cocina este tipo de encuentros en torno a la moto.

Con el apetitoso aroma del afamado lechazo asado de la localidad escapándose por las chimeneas de los asadores del pueblo mientras este manjar se doraba en el típico horno de leña, y a ritmo de una versión aflamencada del tema La Bicicleta de la cantante colombiana Shakira –sonando en unos altavoces instalados para animar al personal-, comenzaron a llegar los primeros motoristas a la Plaza Mayor, donde estaba todo perfectamente preparado para la llegada de las motos y para que estas fuesen aparcadas en perfecto orden, lo que también contribuyó para poder verlas y en algunos casos hasta admirarlas. El personal de la organización realizó esta tarea de manera impecable permitiendo un movimiento fluido de personal y máquinas de dos ruedas.

Según se acercaba el mediodía fue aumentando el ritmo de llegada de inscritos en la concentración a Sacramenia, procedentes de Cantalejo en gran medida, pero también de otras localidades limítrofes, como pueden ser los municipios vallisoletanos de Peñafiel o Campaspero. De esta forma se fueron ocupando las dos hileras de plazas de aparcamiento preparadas con cinta y conos, llenándose primero la Plaza Mayor y a continuación distribuyéndose las motos por su arteria principal, la calle Trinidad, vía dispuesta para mantener un impecable formación de estacionamiento en dos filas. En este aspecto, todo se desarrolló con normalidad mientras se estaba a la espera de que comenzase el espectáculo de stunt, que iba a realizar, y realizó, el experto en esta especialidad de acrobacias con moto como es Emilio Zamora.

Mientras llegaba el momento del show, además de tomarse un café en los bares del municipio para entonar el cuerpo, los inscritos tuvieron la oportunidad de hacer lo propio con una degustación que les fue ofrecida gracias a la colaboración de tres establecimientos hosteleros del pueblo y al Ayuntamiento. A cubierto de las primeras gotas de lluvia, los participantes en esta nueva edición de La Leyenda Continúa, tras descabalgar, pudieron reponer fuerzas con un almuerzo de alto octanaje a base de tres guisos distintos como fueron un plato de carne con patatas, alubias con chorizo y, por si las raciones se quedaban cortas, un suculento potaje de garbanzos se mantenía caliente en una gran cazuela por si se agotaban las otras existencias culinarias.

Espectáculo

Y mientras los últimos comensales daban buena cuenta de las viandas citadas, Emilio Zamora comenzó con su espectáculo, el cual lo desarrolló en la conocida como explanada del parque. Todo pundonor, y con su mejor voluntad, el piloto no pudo desarrollar plenamente todas las acrobacias que tenía preparadas, ya que, a la vez que se acercaba el momento de que saliese de boxes a rodar, una fina lluvia comenzó a caer en Sacramenia. Esto provocó que el piso de la explanada donde Zamora desarrolló su trabajo no estuviera en las mejores condiciones por la fina capa de barro que el agua que caía generó. Esto no permitió una buena adherencia de las gomas de las motos del acróbata motero, el cual, aun con todo, se esforzó y dio lo máximo de sí por agradar al público. Y lo consiguió, pues fue despedido con un gran aplauso como reconocimiento al esfuerzo que realizó, así como a los buenos ejercicios que sí pudo llevar a cabo sobre la moto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos