Lagercrantz: «Hay que hacer a los periodistas grandes de nuevo»

El escritor sueco David Lagercrantz, en La Cárcel Centro de Creación de Segovia. / Antonio de Torre

El continuador de ‘Millenium’, la saga creada por Stieg Larsson, presenta la quinta entrega en La Cárcel Centro de Creación de Segovia

EL NORTE Segovia

David, el periodista y escritor sueco que tomó el relevo de su compatriota Stieg Larsson para continuar con la saga ‘Millenium’, deplora los ataques a los medios de comunicación por dirigentes políticos como Donald Trump y denuncia la persecución a los profesionales. «En vez de hacer América grande de nuevo, hay que hacer grandes a los periodistas», afirmó ayer en Segovia, donde fue recibido por la alcaldesa, Clara Luquero, y presentó la quinta entrega de la saga que narra las peripecias de la ‘hacker’ Lisbeth Salander en La Cárcel Centro de Creación, la antigua prisión provincial transformada en centro cultural.

El escritor sueco escribió la cuarta novela de ‘Millenium’ y acaba de editar la quinta entrega de la serie, ‘El hombre que perseguía su sombra’ (Destino). Tras haber abordado temas como el espionaje industrial y la inteligencia artificial en ‘Lo que no te mata te hace más fuerte’, Lagencrantz vuelve a denunciar temas de actualidad en ‘El hombre que perseguía a su sombra’, informa Europa Press. En este nuevo libro están presentes la inestabilidad económica, la opresión de la mujer en el mundo islámico o los límites éticos de la psicología.

Relata el autor que, ya desde Stieg Larsson, una de las cuestiones fundamentales del éxito de ‘Millenium’ es el plantear temas importantes y que «se mezclan con esa necesidad de luchar contra las injusticias». Así, asegura que se siente como «una especie de embajador» con la labor de denunciar «ideas falsas», como, por ejemplo, la que considera «una gran campaña de desinformación organizada por fuerzas de extrema derecha al estilo de Donald Trump» y que deja a Suecia como país en mal lugar. Admite, sin embargo, que «existe y ha existido una doble moral en Suecia», pues mientras se le consideraba el mejor país del mundo «se cometían abusos y atrocidades por detrás de esa fachada», algo que la literatura negra «tenía muchas ganas de que saliese a flote».

Estos abusos y temas se presentan en la novela de la mano de los personajes Mikael Blomvkist y Lisbeth Salander, los protagonistas de la saga. Sobre la figura femenina, una ‘hacker’ autodidacta y marginal, reconoce que ha sido un personaje difícil de abordar por ser «un icono extremo y singular». Confiesa Lagercrantz que, en la cuarta novela, Lisbeth le «producía un miedo atroz», por lo que tardó más en introducir al personaje. «Ahora ya la llevo en mi corazón y me sentía preparado para meterla desde la primera página», declaró.

El escritor sueco narra en ‘El hombre que perseguía a su sombra’ la opresión de la mujer en el mundo islámico

Sobre Blomvkist cuenta que «ha sido más fácil» y que, aunque ha tratado de mantenerse «fiel» al personaje de Stieg Larsson, «inconscientemente» se cuela algo del nuevo autor en el personaje. «Mikael ha dejado de fumar porque yo he dejado de fumar, pero todavía mantiene un poco de promiscuidad».

En la presentación en el centro cultural de La Cárcel de Segovia se dio a conocer que la cuarta entrega de la serie, que se llevará a la gran pantalla, tendrá como protagonista a Claire Foy, que encarna a la reina Isabel de Inglaterra en la serie ‘The Crown’.

Lagercrantz aseguró al respecto que «Claire Foy va a ser la mejor Lisbeth» en comparación con las otras adaptaciones que se han hecho de la saga. Explicó que, aunque en la primera película «se hizo un trabajo fantástico», la estética de la actriz (Noomi Rapace)«era un poco exagerada». «Es un personaje que no quiere que la gente la vea por la calle, quiere pasar desapercibida», relata sobre un personaje que sin embargo se ha llevado a la pantalla con un marcado estilo ‘punk’ y multitud de piercings.

«Terror y pánico»

Reconoció el escritor que continuar con la saga que inició Larsson le produjo al principio «terror y pánico», pero que fue eso lo que le llevó hacia delante. «Sabía que Larsson había puesto el listón muy alto y seguramente si no hubiese triunfado el cuarto libro no hubiese seguido con la serie», admitió. «Ese terror nos mejora y nos hace mejores reporteros», relata.

Lagercrantz, que además es periodista, lamentó que exista «un desprecio hacia los periodistas» en un momento en el que los considera «el ingrediente mas importante para una democracia que funcione». Por eso destacó que el trabajo de un periodista «nunca debería tener unos motivos ocultos», sino que «el único objetivo debe ser buscar la verdad, sea cual sea».

Por último, comentó que le gustaría crear una fundación con «importantes donantes para premiar y apoyar a periodistas para que realicen trabajos de investigación». Esta campaña de apoyo, avanzó, formará parte de la ‘Foundation for Investigative Journalism’ y tendrá como objetivo apoyar a periodistas y «donar dinero a favor del buen periodismo».

Fotos

Vídeos