La Junta recuerda que la polémica planta de Aldeanueva del Codonal posee el visto bueno ambiental

Protesta vecinal, en mayo del año pasado, ante la sede de la CHD en Valladolid. /El Norte
Protesta vecinal, en mayo del año pasado, ante la sede de la CHD en Valladolid. / El Norte

El delegado territorial rebate las advertencias de la plataforma Voltoya No Más Mierda sobre supuestos efectos tóxicos

C. B. E.Segovia

El delegado territorial de la Junta de Castilla y León, Javier López-Escobar, intenta mandar un mensaje de tranquilidad sobre el proyecto de una planta de residuos prevista en el entorno de Aldeanueva del Codonal. Argumenta que, a pesar de la reciente cascada de críticas y reivindicaciones vecinales contrarias a la construcción, la iniciativa cuenta con los parabienes medioambientales. El máximo responsable de la Administración autonómica en la provincia precisa que el proyecto empresarial está respaldado desde hace casi cuatro años por la declaración de impacto ambiental, que avalaba su ejecución en este emplazamiento.

Con la luz verde oficial encendida para el desarrollo de la planta de residuos, el delegado territorial deduce que no ha de existir el peligro de contaminación y para la salud pública sobre el que advierte la agrupación vecinal Voltoya No Más Mierda, surgida a raíz de una polémica similar, pero en Fuentepelayo.

Para Javier López-Escobar, no hay razones para la movilización ciudadana. La propuesta cuenta con las autorizaciones pertinentes que marca el proceso administrativo, incluido el visto bueno municipal del anterior alcalde de Aldeanueva del Codonal. Sin embargo, los responsables de la plataforma insisten en reclamar su paralización.

«Falta de transparencia»

Precisamente la alarma saltó a la hora de revisar la citada declaración de impacto ambiental. En ese momento descubrieron el tipo de desechos que se iban a gestionar y tratar en la fábrica, como fosas asépticas o tejidos de animales muertos, esgrimieron los representantes del colectivo que se opone a la construcción. Asimismo, se quejan de la «falta de transparencia» que envuelve el procedimiento administrativo.

La plataforma recuerda que el anterior alcalde de Aldeanueva del Codonal, Pedro Gómez, «dimitió un día después de dar permiso» municipal a la polémica planta de tratamiento de residuos. «Lo hizo a hurtadillas», le recriminaron en su día los representantes del grupo Voltoya No Más Mierda.

La asociación también ha llamado la atención en varias ocasiones sobre la posibilidad de que los supuestos efectos nocivos de la planta se extiendan a otras localidades que se ven «amenazadas» por los posibles vertidos de residuos. Son los casos, por ejemplo, de Nieva, Santiuste de San Juan Bautista, Moraleja de Coca, Melque de Cercos, Juarros de Voltoya, Nava de la Asunción, Navas de Oro o la propia villa de Coca, en cuyo término se junta el Voltoya con el cauce del Eresma.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos