La Junta cuestiona el impacto de la modificación de la concesión del Cega

El río Cega a su paso por las inmediaciones de Cuéllar. / Mónica Rico
Segovia

El informe ambiental sobre el proyecto de la Comunidad de Regantes del Carracillo indica que la propuesta tiene «efectos significativos»

MÓNICA RICOCuéllar

El Boletín Oficial de Castilla y León ha publicado la resolución de la Delegación Territorial de la Junta en Segovia en la que difunde el informe de impacto ambiental del proyecto de modificación de las características de concesión del aprovechamiento de aguas superficiales del río Cega, promovido por la Comunidad de Regantes El Carracillo. La Administración regional señala que el proyecto tiene efectos significativos sobre el medio ambiente, por lo que deberá someterse a una evaluación de impacto ambiental ordinaria.

La propuesta solicita la ampliación del plazo de derivación de diciembre a mayo (ambos incluidos), estableciendo un caudal mínimo a respetar aguas abajo del punto de toma de 610 litros por segundo, con un volumen máximo anual de derivación de 14 hectómetros cúbicos.

La concesión actual de agua superficial se autorizó en 1999

La Comunidad de Regantes de El Carracillo es titular de una concesión de aprovechamiento de aguas del Cega con toma en la zona denominada El Calonge o Molino de la Peña, en el límite entre los términos de Lastras de Cuéllar y Aguilafuente. El agua se destina para la recarga del acuífero de la comarca, con finalidad agrícola dentro del perímetro de la zona regable del Carracillo. La comunidad abarca 6.225 parcelas que suponen 7.586 hectáreas en Arroyo de Cuéllar, Campo de Cuéllar, Chañe, Chatún, Fresneda de Cuéllar, Gomezserracín, Narros de Cuéllar, Remondo, Sanchonuño, Íscar, Pinarejos y Samboal.

La concesión de agua superficial, otorgada en septiembre de 1999, se autorizó para un caudal de derivación de 1.096 litros por segundo equivalentes durante un periodo de captación del 1 de enero al 30 de abril, respetando un caudal ecológico de 6.898 litros por segundo y un volumen máximo anual de derivación de 22,4 hectómetros cúbicos al año. El proyecto planteado modifica estas características.

El documento ambiental analiza los posibles impactos del proyecto en fase de funcionamiento y abandono. También estipula medidas protectoras, correctoras y compensatorias y el correspondiente seguimiento; si bien, no contiene los necesarios estudios y análisis específicos y profundos que evalúen en rigor las potenciales afecciones del proyecto, lo que tendrá que analizar la evaluación de impacto ambiental ordinaria.

Consultas y alegaciones

Tras la recepción del documento ambiental, el Servicio Territorial de Medio Ambiente de Segovia ha efectuado el trámite de consultas a las administraciones afectadas y las personas interesadas, recibiendo informes y alegaciones de algunas de ellas.

En el listado también aparecen la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD), la Dirección General de Medio Natural de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, la Diputación Provincial, la Asociación Ecologistas En Acción Segovia, la Asociación Centaurea, SEO/BirdLife y los ayuntamientos segovianos de Samboal, Pinarejos, Narros de Cuéllar, Arroyo de Cuéllar, Lastras de Cuéllar, Campo de Cuéllar, Chatún, Gomezserracín, Zarzuela del Pinar, Fresneda de Cuéllar, Remondo, Chañe, Sanchonuño, Aguilafuente, Vallelado y Mata de Cuéllar; así como los vallisoletanos de Íscar, Pedraja de Portillo, Viana de Cega, Mojados, Cogeces de Íscar, Megeces y la mancomunidad Las Lomas.

También han sido presentadas alegaciones. Son los casos de las asociaciones para el Estudio y Protección de la Naturaleza; la Nacional de Resineros; la Profesional de Agentes Forestales y Medioambientales de Segovia; la de Ecológicos de Segovia; la Asociación Cultural Lastras (de Lastras de Cuéllar); La Tahona (de Vallelado); Ecologistas en Acción de Valladolid, o la Asamblea de Izquierda Unida de la comarca de Cuéllar, entre otros. Todos se han tenido en cuenta en la emisión del informe de impacto ambiental.

Inconvenientes e impactos

En el informe se destacan algunos inconvenientes que, a priori, podría tener el proyecto, como repercusiones relevantes en los ecosistemas fluviales del río Cega (Zona Especial de Conservación ZEC) aguas abajo de la toma a consecuencia de la disminución de caudales, así como sobre niveles freáticos y su influencia en las zonas húmedas catalogadas y en la ZEC Lagunas de Cantalejo; o que la diferencia de caudal extraído no permite asegurar la ausencia de afecciones a la integridad de los lugares Natura 2000.

También señalan que la época de detracción de agua coincide, en su primer tramo, con los meses clave en la biología reproductiva de los salmónidos; y que la modificación supondrá una merma del calado de la lámina de agua, lo que reduciría la funcionalidad del ecosistema fluvial alterando su estructura y su funcionamiento. «Así, se sometería al río, y por ende a su biocenosis, a situaciones similares a años de baja pluviosidad, lo que puede suponer un riesgo para la conservación a medio y largo plazo de las poblaciones asociadas a estos ecosistemas», señala el informe.

La resolución también apunta que el proyecto puede afectar a otras concesiones aguas abajo y cuestiona las consecuencias sobre la disponibilidad y calidad del agua para el abastecimiento a poblaciones. Igualmente, detalla que la disminución elevada de caudal también podría afectar a la dinámica fluvial natural del río Cega; y que habría que tener en cuenta las situaciones de sequía total ocurridas en años pasados en tramos del Cega en la provincia de Valladolid, con la correspondiente mortandad de fauna piscícola.

Incompatibilidades con la protección

En cuanto a la capacidad de carga del medio natural, el informe tiene en cuenta las posibles figuras de protección ambiental que pueden verse afectadas «no considerándose compatible el proyecto propuesto con los valores de los citados espacios protegidos» al sufrir la disminución de caudales. Además, el punto de extracción está dentro del ámbito de aplicación del Plan de Recuperación de la Cigüeña Negra en Castilla y León y dentro del Área Critica Lagunas de Cantalejo. Sobre esto, el informe apunta que las actuaciones proyectadas no son compatibles con los objetivos de conservación, por cuanto afectan a su hábitat de alimentación.

Por las características y ubicación del proyecto, el informe considera que en la fase de funcionamiento, los potenciales impactos serán muy extensos. Algunos de ellos resultan incompatibles con los valores medioambientales del entorno, pues no puede asegurarse la ausencia de afecciones a la integridad de los lugares Natura 2000 afectados «y el proyecto podría ocasionar importantes afecciones sobre especies protegidas de avifauna».

Además, señala que la población podría verse considerablemente afectada, pues el proyecto en conjunto podría afectar a la disponibilidad o calidad del agua para abastecimiento humano, imprescindible actualmente para algunas de las poblaciones que en estos últimos años han sufrido contaminación de sus aguas subterráneas.

Por todo ello, la Delegación Territorial ha resuelto determinar que el proyecto tiene efectos significativos sobre el medio ambiente.

Fotos

Vídeos