Gordo se ampara en el reglamento para seguir en la Mesa del Congreso

Juan Luis Gordo, en una entrevista con El Norte, en su despacho del Congreso tras ser designado secretario segundo de la Mesa. / A. Tanarro

El grupo parlamentario del PSOE ha excluido al diputado nacional por Segovia de la Diputación Permanente

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPESegovia

La nueva dirección del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) quiere sustituir al diputado nacional por Segovia, Juan Luis Gordo, como uno de los representantes en la Mesa del Congreso. El secretario general, Pedro Sánchez, pretende poner en su lugar a una persona de confianza. Sin embargo, el líder de los socialistas en la provincia y secretario segundo del órgano rector de la Cámara no va a poner su cargo a disposición.

El dirigente segoviano ha declinado manifestarse sobre las intenciones que parece tener la nueva dirección de Ferraz. Por su parte, la agencia Efe informaba ayer de que fuentes próximas a Pedro Sánchez contraponen la actitud del parlamentario de Sangarcía a la predisposición exhibida por la andaluza Micaela Navarro, quien sí ha puesto su cargo de vicepresidenta segunda de la Cámara Baja a disposición de la ejecutiva del partido, surgida del 39 Congreso que celebró el PSOE hace poco más de una semana.

Cabe recordar que el secretario general de los socialistas segovianos se decantó en las primarias del pasado 21 de mayo por otro modelo de partido diferente al propuesto por Sánchez, que al final resultó ganador de la contienda. El diputado era más partidario del proyecto encarnado por la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz.

Puesto institucional

El reglamento del Congreso ampara a Juan Luis Gordo en su decisión de mantener su responsabilidad a pesar de la presión que puedan ejercer la nueva cúpula del Partido Socialista Obrero Español. La normativa reguladora del Parlamento viene a blindar la composición de la Mesa del Congreso. Se trata de un puesto institucional elegido por el pleno de la Cámara Baja y no tanto de un cargo de confianza por parte del grupo parlamentario, que ahora lidera Margarita Robles tras el triunfo de Pedro Sánchez.

El artículo 36 del reglamento del Congreso es claro. En su primer punto especifica que «el Pleno elegirá a los miembros de la Mesa en la sesión constitutiva del Congreso». El segundo punto del artículo 37 establece la forma de elección de los vicepresidentes y de los secretarios. Por otra parte, el viraje al frente de la nave del grupo parlamentario del PSOE, que ha supuesto la designación de Margarita Robles como nueva portavoz, sí ha tenido consecuencias para el parlamentario segoviano en cuanto a su puesto en la Diputación Permanente.

Cuando cambia la dirección

La formación considera que la elección de Gordo como uno de los miembros de este órgano fue de confianza. Así pues, se la ha retirado y le ha excluido de este ente constituido para cumplir las funciones del Congreso mientras se encuentra cerrado el periodo de sesiones. La componen un mínimo de 21 miembros, que representarán a los grupos parlamentarios en proporción a su importancia numérica.

Precisamente, el diputado socialista por Málaga, José Andrés Torres Mora, distinguía hace unos días en su blog la «función institucional» de los presidentes y miembros de las mesa. Apuntaba que cuando hay un cambio en la dirección de un partido «es legítimo» que varíe a los portavoces para poner a otros en los que tenga más confianza política. Sin embargo, matizaba en su comentario que «no sería igual de legítimo, desde el punto de vista constitucional, sustituir a los presidentes y miembros de mesa por razones de confianza política de la nueva dirección, porque ellos se deben a la totalidad de la institución».

Fotos

Vídeos