Por qué cada vez hay más jóvenes miopes

Mujer joven que usa lentillas haciéndose la revisión de los ojos. /El Norte
Mujer joven que usa lentillas haciéndose la revisión de los ojos. / El Norte

Los ópticos-optometristas de Segovia piden mayor «higiene visual» de los menores para prevenir este problema visual, que ya afecta a uno de cada tres jóvenes

EL NORTESegovia

Con motivo del Día Mundial de la Visión y la Optometría, que se celebra cada año el segundo jueves de octubre, el Colegio de Ópticos y Optometristas de Castilla y León (COOCYL) pone el foco de atención en la higiene visual de los más pequeños para contribuir a paliar la que ya es considerada como la pandemia juvenil del este siglo XXI: uno de cada tres jóvenes es miope y esta cifra aumentará a uno de cada dos en 2050.

«Si tu hijo es pequeño y le han diagnosticado miopía, es casi seguro que este problema visual irá aumentando año tras año, hasta sobrepasar la adolescencia», señalan fuentes de la Delegación del Colegio de Ópticos y Optometristas en Segovia. Habitualmente, la miopía de aparición juvenil se desarrolla entre los seis y los ocho años, y progresa a una tasa de -0,50 a -0,75 D (dioptrías) por año hasta los 15 o 16, afectando por igual, en grado y en cantidad de dioptrías, a niños y niñas. Aunque la miopía no es una enfermedad y, por tanto, no se cura, son fundamentales las visitas periódicas a los profesionales de la visión para la correspondiente evaluación, seguimiento y tratamiento adecuado. A día de hoy, existen diversas técnicas optométricas, eficaces y seguras, que actúan de forma que pueda frenarse el crecimiento de la miopía, por lo que es importante informarse y actuar para ralentizar su incremento.

En este sentido, la delegada del COOCYL en Segovia, Amparo Martín Navas, aclara que «sabiendo que las sociedades con un mayor desarrollo tienen un mayor número de miopes, es fácil pensar que si se cuidan ciertos comportamientos también ayudaremos a nuestros ojos a prevenir, en alguna medida (no en todos los casos), la aparición de este defecto refractivo llamado miopía o lo que es lo mismo, visión en un espacio corto».

Hábitos que pasan, en muchos casos, por un abuso en edad temprana, incluso entre los bebés, de móviles, tabletas, ordenadores o libros electrónicos, lo que «genera síndrome de fatiga visual, porque se enfoca directamente sobre una fuente de luz», en palabras de Amparo Martín.

La realidad, añade, es que los más jóvenes cada vez miran más de cerca y la mayoría del tiempo a las pantallas, con un promedio de 10 horas al día, «y aunque no puede evitarse que las nuevas generaciones utilicen la tecnología, sí se puede restringir el tiempo de uso y cambiarlo por actividades en el exterior para ayudar a frenar la miopía». De hecho, estudios científicos demuestran que pasar una hora más cada día al aire libre influye en que la miopía avance menos.

«La clave principal está en controlar el tiempo de trabajo en cerca, y evidentemente el de los dispositivos electrónicos. Es fundamental regular el ritmo de nuestro parpadeo, sobre todo cuando estamos más concentrados, mirar cada 20 minutos durante 20 segundos a unadistancia de 5-6 metros, y hacer descansos de entre 5-10 minutos cada hora», añade la delegada de Segovia.

Estas y otras recomendaciones «para evitar en la medida de lo posible la miopía o su progresión pasarían por lo que llamamos higiene visual», añade Ana Belén Cisneros, secretaria general del COOCYL, y que según la Asociación Americana de Optometristas se resumen en los siguientes puntos:

· -Realizar breves descansos cada 30 minutos cuando se realicen tareas intensas de trabajo de cerca, mirando a través de la ventana, por ejemplo.

-Mantener una distancia de lectura adecuada: una manera sencilla de comprobarlo es que el texto o el libro debe estar por lo menos tan lejos de sus ojos como la distancia entre el codo cuando nos tocamos la nariz.

-Utilizar una iluminación correcta evitando reflejos, sombras o deslumbramientos.

-Realizar las tareas de lectura y trabajo visual en una postura cómoda y relajada.

-Limitar el tiempo de la televisión o de los videojuegos y guardar siempre una distancia superior a 1,5 metros.

-Aumentar las actividades al aire libre, ya que se ha comprobado que existe relación entre la exposición a las horas de luz solar y una menor progresión de la miopía.

-Si ya existe el diagnóstico de miopía, optar para corregirla por ortoqueratología o lentes multifocales, que han demostrado una reducción significativa de la progresión miópica.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos