Intervienen en Segovia un fusil de asalto de una armería implicada en la operación 'Portu'

Armas incautadas. /El Norte
Armas incautadas. / El Norte

Había sido comprada a través de Internet

El Norte
EL NORTESegovia

Agentes del Servicio de Información de la Comandancia de la Guardia Civil de Segovia, han incautado un fusil de asalto marca CETME modelo L, inutilizado, con su correspondiente cargador, así como un arma de airsoft, (de cuarta categoría), tipo fusil de precisión Barret, que carecía de documentación. El CETME había sido adquirido en la armería de la localidad vizcaína de Getxo, a través de su página web, con certificado de inutilización del Banco Oficial de Pruebas de Éibar (Guipúzcoa), expedido en 2005.

Dicho certificado carece de validez, según han indicado desde la Subdelegación del Gobierno, al no cumplir los requisitos que las modificaciones del Reglamento de Armas recoge en el 2011, ya que la inutilización sufrida por ese arma permitía su fácil reversibilidad, y su puesta en disposición de efectuar fuego de manera muy simple, según la valoración de especialistas del Servicio de Armamento, así como de la Intervención de Armas de la Comandancia de la Guardia Civil de Segovia, donde han quedado depositadas dichas armas.

Esa misma armería se encuentra incursa en un proceso judicial a raíz de la Operación 'Portu', llevada a cabo por el Cuerpo Nacional de Policía, donde se intervinieron multitud de armas de fuego del mismo tipo que el fusil de asalto descrito. Tras varias semanas de trabajo, la Guardia Civil logró inventariar por completo en marzo el arsenal incautado en enero en una tienda de la localidad vizcaína de Getxo, en la que ya es la mayor operación de la historia de España y una de las mayores de Europa contra el tráfico ilegal de armas.

La red, que supuestamente encabezaban los propietarios de esta tienda –una referencia a nivel nacional del coleccionismo militar– almacenaba unos 10.000 fusiles, ametralladoras antiaéreas, 400 obuses y granadas –que fueron retiradas por agentes del Tedax–, pistolas, revólveres y piezas para 'reactivar' las armas, además de material para falsificar la documentación de los subfuiles y herramientas para alterar sus números de identificación.

La denominada operación policial Portu, desarrollada en Vizcaya, Gerona y Cantabria, tuvo su origen en el seguimiento de las armas empleadas por un terrorista en el atentado perpetrado contra el museo judío de Bruselas el 24 de mayo de 2014. En el operativo realizado posteriormente en España, los agentes arrestaron a cinco personas (entre ellos el padre y la hija que regentaban la tienda de Getxo) y se incautaron de centenares de armas de guerra «listas para su venta a grupos terroristas y de delincuencia organizada», según insistieron en su día tanto desde el Ministerio del Interior como desde la sede central de Europol, que coordinó toda la operación.

La incautación llevada a cabo por la Guardia Civil en Segovia se encuadra en el control de las redes sociales que se lleva a cabo, precisamente para detectar y neutralizar la venta de armas de fuego fuera del marco legal, y de esta manera evitar que personas de la esfera delincuencial puedan tener acceso a las mismas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos